Ortocen Clínica del Pie

golf-feetEn estos años nos han pedido varias veces utilizar estudios sobre pruebas de calzado: No existe un protocolo fidedigno fundado en la Medicina Basada en la Evidencia. No nos parece de recibo hacer recomendaciones de calzado haciendo nuestras propias pruebas de calzado y concluyendo normas según dichos hallazgos.

El diseño y confección del calzado deportivo es un proceso que se debe hacer de uno en uno y de la mano de un técnico ortopédico experimentado. El hacer recomendaciones de calzado en este mundo de Internet o elegir un zapato sobre otro hablando a las masas es un ejercicio baldío. Los efectos del calzado efectos sobre el confort y el rendimiento, no puede saberse con certeza utilizando los métodos actuales de prueba. La última prueba de cualquier zapato es la experiencia individual que el usuario tiene con él. Debido a que los patrones de marcha, la biomecánica del pie y las formas de los pies son tan singulares, las personas tienen que entender que ellos son su propio experto en calzado. Nosotros podemos buscar información útil que aportar a nuestros pacientes y lectores para que ustedes puedan tomar decisiones informadas, pero la conclusión es que los zapatos deben utilizarse y probarse por uno mismo, con el fin de entender cómo funcionan para una persona en particular.

Nosotros conservamos un listado de comercios y marcas del mercado que utilizamos como referencia en el momento de sugerir a unos o a otros. Así pueden estar atendidos por comerciales de probada reputación, también hacemos sugerencias hacia otros colegas expertos en Podología Deportiva por buscar soluciones para sus problemas de lesiones o calzado. Es muy difícil recomendar con exactitud el calzado sin haber evaluado antes, el patrón de marcha de una persona, la amplitud de movimiento, el perfil biomecánico y el tipo de pie. Otros factores tales como historial de lesiones, índice de masa corporal, los kilómetros semanales de entrenamiento, metas atléticas, la filosofía del entrenamiento, y la superficie de entrenamiento, son muy importantes en la selección del calzado idóneo. Estas cosas no se pueden hacer a través de internet. Mientras se han utilizado formas ineficaces de autoayudas en otras partes, nosotros evitamos la promoción de estos medios. La investigación no ha puesto en valor pseudo-pruebas, los patrones de desgaste del calzado o la capacidad bonancible de algunas angulaciones que pudieran haber sido efectivas en determinadas personas, y que se hayan tomado como verdades incontrovertibles, y puestas en lenguaje biomecánico. Además, los aparatos de medida del cuerpo en carga dinámica y los análisis en cinta de marcha realizados fuera de un entorno profesional pueden también no ser predictivos de las necesidades de calzado.

Alguna información sobre calzado y tipo pie pueden ser útiles para quienes que están abrumados por la abundancia de opciones de calzado, pero nosotros, les sugerimos que consideren estas indicaciones:

La investigación, todavía no ha demostrado que los métodos actuales de probar calzado proporcionen información significativa en materia de prevención de lesiones, rendimiento o comodidad. Incluso los métodos de prueba automatizados que utilizan máquinas para simular el correr o caminar en el zapato son erróneas, porque las zapatillas actúan de forma diferente con un ser humano vivo que se esté moviendo en lo alto del zapato.

Internet ha proporcionado un foro para que los usuarios hagan comentarios posteriores sobre su experiencia. El calzado afecta a nuestro bienestar y al rendimiento en cada paso de cada día y todos tenemos diferentes formas de pie, distintos tipos de cuerpo y experimentamos la comodidad de maneras muy singulares.

Una lacra importante del recomendar el calzado a través de internet es que quien haga la recomendación requiere que el lector se auto-clasifique de acuerdo a su nivel de pronación y a la altura del arco. Hay dos problemas con este escenario, a menos que uno ha sido estudiado por un podólogo u ortopédico, o que tenga una cámara de grabación super-rápida de sí mismo corriendo descalzo, entonces no hay manera de juzgar con exactitud cuánto tiene de pronación. Sólo un podólogo u otro especialista en medicina deportiva puede clasificar su amplitud de movimiento y el nivel de pronación. La segunda cuestión es que no hay consenso sobre la definición de lo que constituye la pronación o incluso el grado de intervención que pudiera ser necesaria para su gestión.

En cuanto a la altura del arco, la prueba del “papel mojado” se recomienda comúnmente como una forma sencilla de evaluar la altura del arco, que se supone que es indicativa del nivel de pronación. Sin embargo, la investigación ha demostrado que la altura del arco en posición estática del pie no es un medio fiable de evaluación para la pronación y la prueba se realiza mientras está de pie, pero correr y caminar son movimientos dinámicos en los que hay cambios en la altura del arco desde el contacto de talón al despegue del dedo gordo.

El patrón del desgaste del calzado también ha sido promocionado como si fuera un medio fiable de evaluación, pero se trata de una pequeña parte de un proceso de examen más a fondo y es, por sí mismo, una manera inexacta para la evaluación de los pies y las características del tobillo.