Ortocen Clínica del Pie

caminanteInstrucciones paso a paso.

1

Empecemos hoy, y no mañana. Considerando su condición física actual, quizás tenga que dedicar tanto tiempo a entrenar como el que piensa dedicar en la marcha. Por el principio. Sepamos cuál es la condición física con la que partimos. Lo primero sería organizar un plan de entrenamiento tan largo como fuera posible, aún después de haber estudiado la distancia que queremos caminar. Si usted está planeando una excursión de varios días, empiece su preparación física al menos cinco meses antes de la fecha de inicio prevista. Trabaje sobre un horario de entrenamiento para que pueda seguir su progreso.

2

Comience con caminatas diarias y excursiones para generar la base de su resistencia. Aumente la longitud y la dificultad gradualmente, a medida que mejore su condición física. Trabaje los entrenamientos cargando con una mochila de 10 a 15 kilos, esto puede hacerlo de modo discontinuo, al principio. Durante la parte final de su preparación, realice caminatas en suelos difíciles, incluyendo cuestas y terrenos pedregosos con rocas.

3

Aumente su fuerza de base. Vaya al gimnasio y trabájese los músculos abdominales, la espalda, las caderas y los hombros, pues es aquí donde se acarrea la carga de las mochilas.

4

Preste especial atención a la preparación de sus pies para la caminata. Compre su calzado en lugares especializados. Botas o zapatillas: Si uno hace deporte con frecuencia, los tobillos estarán fuertes. En esta situación, bota de pala baja o zapatilla de correr maratón, ésta última será mi elección. Según mi opinión, la bota sólo es imprescindible en terrenos muy resbaladizos o inestables en razón al firme que se vaya a pisar. La bota pesa más que la zapatilla de maratón, además, las zapatillas de maratón tienen muchos sistemas para airear al pié, y el pié suele agradecer estar “fresco”.

La talla es muy importante, el calzado que va bien en las actividades diarias, es menos amplio que el que necesitamos cuando hay que tener en cuenta la muy probable inflamación que espera a los pies, por la acumulación de líquido en las venas de quien está en mitad de un ejercicio físico.

5

Compre los calcetines en éstas tiendas especializadas en calzado para deportes. Para mí, los calcetines de “microfibra” son inigualables, tienen formas adaptadas a las prominencias del pie, el tejido expulsa al sudor y permite la sensación de ir seco, No tienen costuras (que uno siempre “encuentra” cuando el esfuerzo aumenta en cualquier zapato) Recuerde que vienen marcadas por tallas.

Si le es posible, compre varios pares de estos calcetines de microfibra, y úselos en diferentes combinaciones por ver qué sienta mejor en las botas y en los pies. Haga todas las pruebas que se le ocurran para escoger el material, y haga también ampliaciones progresivas del tiempo de ejercicio con aumentos de los esfuerzos; también es bueno ver cómo “funciona uno” con lluvia y en seco.

Todas estas pruebas debieran realizarse en los días previos para acumular experimentos, pues, si esperase a estar ya en la “ruta”, podrá haber sido ya tarde. Hay quien utiliza calcetines de revestimiento (como los esquiadores), que pueden ser de seda, lana ovina o polipropileno; este material absorbe y expulsa el sudor de los pies. Hay también frioleros que usan medias exteriores, y que suelen ser de una combinación entre lana y poliéster, lo hacen por mantener los pies calientes. Evite los calcetines de algodón.