Ortocen Clínica del Pie

del bosque 2012La Selección es el espejo donde se mira toda la nación hoy.

En los tiempos que corren sólo esto nos funciona, se ha convertido en un catalizador de la estima propia y de la colectiva. Nunca creí, aún después de soñarlo tantas veces, que España pudiese, algún día, montar la tremolina con un equipo campeón de esta hechura.

Me maravilla que se pueda alcanzar la muestra palmaria de la existencia colectiva, de lo español. La Selección se convierte en la mejor imagen de la marca España, que yo soñase.

Lamentablemente, la Selección no es el reflejo de España ni muestra lo que de verdad es este país. Ahora sí tenemos un referente al que mirar para saber cómo se pueda llegar a ser algún día.

En la felicidad de anoche no cabe la prima de riesgo. Dice Luis Aragonés que el dueño del balón es el dueño del juego. Y lo cierto es que Del Bosque lo ha llevado a la práctica. El Tiqui Taca arrolla en Europa. Por otra parte, la deportividad ejemplar que han demostrado ha sido maravillosa, han saludado al contrincante, han vencido sin aspavientos, se han comportado como señores y se han ganado mi afecto. ¿Es esto un sueño? Probablemente, pero es que sólo tras el sueño se oirán “cantar los gallos de la aurora” como dijera Antonio Machado.

Dice nuestro marqués entrenador que el futbolista ha de ser insaciable. Los he visto correr, rodear, acosar, apoyar, a cada contrincante que haya osado enfrentarse a ellos. Es fácil que te encandilen. Ayer por la tarde, decía Iniesta a voz en grito “Es un orgullo veros tan felices”. A pasear por las calles de Madrid, y pronto, en Brasil, a volver a enamorarnos. ¡Ah! Y recuerda amigo, los sub-19 y los sub-21 empujan como nadie. Os quiero campeones.

¡Que vivan los sóleos de Xavi!

El piloto de la BRIF sigue desaparecido. Parece que el incendio en Valencia se estabiliza, ¡menos mal!