Ortocen Clínica del Pie

fascitisLa fascitis plantar puede “asomarse” por haber usado mucho calzado de Verano.

Después de todo un Verano de llevar chanclas y sandalias, habiendo caminado por la orilla del mar, usted podría estar experimentando algún dolor del pie.

Pero no todo el dolor en el pie está necesariamente en relación con el Verano.

La fascia plantar es un tejido blando que recorre el pié pasando desde el hueso del talón hasta el comienzo de los cinco dedos. La fascia plantar es responsable de sujetar los arcos de los pies, lo que ayuda a mantener los huesos de los pies juntos, protege la planta de las lesiones y ayuda en el despegue del pié durante la carrera, el salto y los acelerones.

La fascitis plantar es una lesión frecuente, la produce una fuerza excesiva y repetida durante un periodo de tiempo, y conduce a los micro-desgarros e inflamación de la fascia plantar.

Es una de las dolencias más comunes en el talón y se presenta con dolor agudo en un solo pié, especialmente en los primeros pasos por la mañana, o después de un descanso.

Esta es una lesión común entre atletas, en especial, los corredores.

Hay muchas razones para que las personas desarrollen la fascitis plantar. Entre ellas estarían los errores de entrenamiento, los desequilibrios musculares, el envejecimiento de la fascia, los problemas de alineación de los huesos y el calzado insuficiente o desgastado.

El exceso de entrenamiento o comprimir el programa de preparación propio con vistas a una próxima carrera, es una causa habitual de éste dolor y discapacidad.

Los corredores que están empezando su entrenamiento para carreras largas: diezmiles, medias, maratones o ultramaratones, han de progresar con cuidado en su preparación en el tiempo, para reducir las probabilidades de desarrollar esta afección.

Como podólogos, cuando estudiamos esta lesión, vamos en busca de varios factores diferenciadores y significativos. Algunos de estos incluyen la forma de andar del paciente, los desequilibrios de los músculos y las articulaciones, y las inestabilidades de los patrones de desgaste en las zapatillas de los deportistas. También vamos a palpar para localizar las principales zonas de dolor, y llegar a un tratamiento personalizado que se apoye en la específica evaluación de cada caso.

En los procesos en que el arco no está siendo suficientemente apoyado, una pedigrafía o un foto-podograma, pueden sernos de utilidad. Las radiografías también ayudan mucho al diagnóstico. En otras ocasiones, habremos de confeccionar unas ortosis plantares para relajar algunas zonas de carga y hacer trabajar a otras.

Otras opciones de tratamiento incluyen la educación sobre la afección, las estrategias alternativas para el entrenamiento, modificación de la “rutina” o diaria planificación del entrenamiento, hielo, estiramientos alternantes y complementarios a los habituales, ultrasonidos y descanso.

El tratamiento de su caso puede variar dependiendo de su condición particular y las necesidades individuales.

También podemos mostrarle algunos ejercicios para hacer en casa que incluirían: el estiramiento de la fascia plantar y los músculos de la pantorrilla, recoger canicas con los dedos, y arrugar una toalla bajo la planta de los pies para aumentar la fuerza y ​flexibilidad en el pie, entre otras opciones.

No hay mayor sensación de logro que terminar una gran carrera, pero recuerde comenzar su entrenamiento temprano, puede salvarle de una visita atormentada al podólogo.