Ortocen Clínica del Pie

andy williamsYa no está Andy Williams, otra página de mi vida que pasa. ¡Con qué frecuencia sigo canturreando su Moon River que tanto escuchaba mi padre en la voz de Louis Amstrong, o el adhesivo Can´t take my eyes off you. Andy Williams era, es, un crooner, una voz romántica y encantadora que se acompañaba de una técnica vocal sublime y una puesta en escena embriagadora. Pienso que no alcanzó la cúspide, el carisma de Sinatra o el desparpajo de Dean Martin, pero salía muchas veces en mi tele blanquinegra.

Esta noche me pongo “Desayuno con diamantes” para paladear su Moon River oscarizado y ya de paso, me reviso a la Audrey Hepburn más guapa de todos los tiempos, junto a George Peppard con su gabardina, y más “chulo que un ocho”.

Dicen que estuvo cantando hasta los 80 años. Un cáncer de vejiga se lo ha llevado… ¿o habrán sido sus 84 añazos de vida plena para ilusionarme?

Entre sus éxitos también sobresalen a mi parecer, Days of wine and roses, Music to watch girls by, y el de la peli de 1970 Love Story.

Una noche cantó Itsy Bitsy Teeny Weeny Yellow Polka Dot Bikini, y 27 personas pidieron que les devolvieran su dinero. Como diría el otro “Hay gente pa toó”.

Este post es cortito, sus ojazos merecen un plus de reflexión.

Escrito por