Ortocen Clínica del Pie

luke residentes

El cuarenta y tres congreso nacional de Podología celebrado en Valladolid hace poco aún, me deja un regusto agridulce, agridulce como los tiempos que vivimos en España. Cierto es que al no ser parte sustancial del mismo, pues asistí como congresista, mi perspectiva ha estado menos fundada que en la casi totalidad de los anteriores años en que he colaborado con alguna comunicación.

Si algo recordaré siempre del mismo, será el agasajo que en los “aperitivos” de las jornadas, pudimos hacer a mi querido amigo Luke Cicchinelli. Nos reunimos en torno a su persona casi cincuenta acólitos que hemos aprendido de su desbordante humanidad, de su fuerza física para acogernos bajo su regazo, dirigidos bajo su batuta nos ha hecho partícipes de su experiencia y sabiduría desbordante, doctamente aplicada por medio mundo en innumerables “misiones médicas”, para mejorar la marcha de los olvidados de la sociedad. Fue una cena memorable, Luke disfrutaba del calor del momento, se le notaba desde lejos, estaba espléndido, no cabía en sí. Antes de la cena, estuvimos algunos repasando con él ciertas dudas prácticas que su luz pudiera aclarar, siempre me sentí regalado en su erudita y sencilla explicación.

Desde el año 1995 en que Manuel, mi amigo y socio le fichara para Ortocen, por traernos su saber y aplicarlo a nuestros entonces numerosos pacientes, Luke ha esparcido su don de gentes y su sabiduría entre los podólogos españoles. Sin lugar a duda Luke ha sido piedra angular para la Cirugía Podológica, en la que durante tantos años hemos puesto nuestro empeño, por entender que ésta disciplina encumbra a la profesión.  Permite y escusa, querido lector, que obviemos los nombres españoles que han facilitado la epopeya.  Este es mi texto por Luke, por nuestro Lucio de italiano abolengo.

Es Luke una fiera de la docencia, como lo fue discente de su maestro el Dr. Dalton McGlamry, Luke ha sabido trasmitir, fuera de los Estados Unidos de América lo aprendido, esparciéndolo por las tierras que baña el Caribe, paso a paso; aglutinando sentimientos de la comunidad médica y podológica en toda la zona, a favor de los pies de la infancia. Deedee Roman, su esposa y colega de todos, ha tenido un papel fundamental para la misión que emprendió Luke hace ya mucho tiempo, ella ha sido quien le ha guardado las espaldas todos estos años, quien se ha encargado de la consulta durante su ausencia en ella, y ha atendido a los tres adorables hijos que disfrutan.

Termino, porque hay que terminar... Gracias por leer mis cuitas, aunque no me confundas, el estiércol de las aves sólo se llama así en el Caribe.