Ortocen Clínica del Pie

  • El ejercicio una vez jubilados previene que el cerebro se encoja.
  • La materia blanca del cerebro de las personas mayores físicamente activas presenta menos áreas dañadas.
  • No parece que el beneficio venga también de las actividades mentales.

mayores paseando

Como paciente o lector nuestro, sabe de sobra cuánto insistimos en que también cuando ya somos mayores hay que procurar algún tipo de actividad física. Sus beneficios, si el ejercicio está adaptado a nuestro estado físico, son indiscutibles. Camine. En todas las edades, el ejercicio es fundamental para el desarrollo equilibrado de nuestros cuerpos gentiles. Cuando alcanzamos “cierta edad”, también hemos de preocuparnos por mantener el cuerpo en buena condición, vemos a nuestras familias donde, unos más que otros, tienen en el deporte un compañero de la actividad diaria, de las ocupaciones por satisfacer para el bienestar propio.

También cuando ya somos mayores hay que procurar algún tipo de actividad física. Sus beneficios, si el ejercicio está adaptado a nuestro estado físico, son indiscutibles.

Esta semana, un estudio de la Universidad de Edimburgo, acaba de mostrar que hacer ejercicio físico cuando se entra en los 70 años puede prevenir la demencia, con las cosas que nos cuentan, ¿quién duda de ello? Algún tipo de gimnasia en estas edades lograría también aminorar el encogimiento o deterioro del cerebro.

Para los motivos de este artículo que les refiero, los investigadores realizaron un escáner cerebral a 638 personas voluntarias que se habían jubilado y ya superaban los 70 años. El análisis de los resultados comprobó que quienes tenían más actividad física se les encogía el cerebro menos; según vieron después de estudiarlos durante un período de tres años.

La materia blanca del cerebro

En esta investigación descubrieron que la materia blanca cerebral de las personas mayores de 70 años que eran más activos físicamente se había dañado menos que en el caso de aquellos que hacían poco o ningún ejercicio.
Los “veteranos” que se ejercitaban no lo hacían de una manera extrema, no se agotaban en el ejercicio. Los autores del estudio aseguran que con darse paseos varias veces por semana es suficiente.

Para sorpresa de algunos, los científicos no hallaron que los ejercicios mentales fueran capaces de lograr semejantes beneficios, ni los juegos de carácter intelectual como el ajedrez, ni tan siquiera, del frecuentar amigos o familiares.

El que se arrugue el cerebro no es un fenómeno nuevo, ya está descrito hace tiempo por los científicos. Con la edad, el cerebro se encoge, proceso que está relacionado con el deterioro de la memoria y del pensamiento.

Ya se lo hemos comentado al principio, dar paseos varias veces por semana es un ejercicio suficiente. Así que como ya se ha leído esta nueva parrafada, cálcese unos zapatos cómodos, mejor acordonados que no, y mire alrededor, si encuentra alguien con quien salir a dar una vuelta, póngase a ello. ¡Lo mismo hace falta algo en casa que pueda procurar! Todos se lo agradeceremos.

http://www.20minutos.es