Ortocen Clínica del Pie

obesidad infantilLos niños obesos pueden llegar a tener un riesgo aún más alto de enfermedad cardiaca, diabetes y otras enfermedades relacionadas con el peso, en el futuro quizás más próximo de lo que se venía pensando.

Los resultados de una nueva revisión de las publicaciones actuales, sugiere que estos estudios puedan haber subestimado el efecto de la obesidad en la infancia y la adolescencia para la salud futura.

Este análisis, uno de los más grandes de la historia sobre el tema, ha incluido a cerca de 50.000 niños.

En comparación con los niños y adolescentes con un peso saludable, los obesos eran más propensos a tener factores de riesgo para la enfermedad cardíaca y la diabetes del índole de la hipertensión arterial, el colesterol y el azúcar en sangre.

"Los padres y las autoridades de salud necesitan entender que la obesidad en la infancia afecta mucho más que a la apariencia", dice la investigadora Claire Friedemann, doctorando en Ciencias de la Salud de la Universidad de Oxford en el Reino Unido.

"La obesidad afecta la salud de los niños y los expone a muchos problemas de salud a medida que crecen".

Los niños obesos en riesgo para el futuro

El análisis envolvió 63 estudios publicados entre 2000 y 2011, que incluyeron un total de 49.220 niños sanos entre las edades de 5 y 15 años.

Todos mensuraban el peso de los niños, así como uno o más factores de riesgo conocidos para la enfermedad cardíaca y la diabetes.

En comparación con los niños y adolescentes cuyo peso era normal, los niños y adolescentes obesos tenían una presión sanguínea significativamente más alta.

La obesidad también da lugar a niveles más altos de colesterol y de grasas en el torrente sanguíneo, según concluye la medición del  colesterol total y los triglicéridos.

Los niveles de insulina y resistencia a la insulina - dos indicadores de alto riesgo para la diabetes - eran también mucho más altos en los niños obesos.

Los primeros signos de la enfermedad cardíaca

Los niños y adolescentes obesos eran más propensos que el resto a tener un engrosamiento del músculo cardíaco, lo cual es un riesgo para la enfermedad cardíaca en los adultos. Esta evidencia de impacto en el corazón tan temprana como en la niñez es particularmente preocupante para los investigadores Lee Hudson y M. Russell Viner, del London´s Institute of Child Health, quienes lo describen en un editorial.

El estudio y el editorial aparecen esta semana en la revista British Medical Journal.

"Esta revisión ofrece una clara ilustración de la probable amenaza que la obesidad infantil representa", escriben.

La obesidad infantil se ha triplicado.

La tasa de obesidad entre los niños de los EE.UU. se ha triplicado desde 1980. Cerca del 17% de los niños y adolescentes (o 12,5 millones) son obesos. Para nuestra miseria, en España la tasa está en el 19%, y triplicamos nuestra

propia tasa de hace treinta años.

Cada vez está más claro que la obesidad infantil es un gran riesgo para los problemas de salud de más adelante en la vida, especialmente para los que llevan “peso extra” en la edad adulta. El 80% de los adolescentes obesos continuarán con el problema después, la infancia es el momento ideal para reconducir los hábitos malos.

"La obesidad en la infancia no es sólo un problema estético", "Ya estamos viendo problemas metabólicos, diabetes tipo 2 o aterosclerosis, que están fuertemente relacionados con la obesidad en los niños. Esta es una llamada de atención para todos".

“El aumento de la actividad física y el cuidado de la alimentación aseguran generaciones futuras sanas”; no podemos circunscribir nuestra acción hacia la pérdida de peso, es fundamental incluir el ejercicio en la educación, y dejar de asociar las actividades físicas y la dieta a “un castigo” para el menor.

No crea, amable lector, que lo que pasa entre los niños americanos de nuestra fuente nos es extraño, los hábitos alimenticios de allí son muy semejantes a los nuestros.