Ortocen Clínica del Pie

jeremy-ironsCritica esta película (The words, USA, 2012) la fama que el hombre actual busca para triunfar en la vida. Se discute que la fama sea imprescindible para sobrevivir. Uno de los personajes, que sólo quiere contar su historia, nos lo aclara. La otra parte del asunto es la del plagio.

La película es una historia dentro de otra historia, y a su vez, dentro de otra historia. Pero, a diferencia de las “matrioscas” rusas, ninguna es menor que la anterior, los relatos, como la hebra y el ojo de la aguja, se enhebran y desenhebran durante el desarrollo. Las tres narraciones, funcionan en paralelo e incluso superpuestas, tienen su propia entidad y reúnen todos los elementos para ser el libro que dicen ser, y en este tótum revolútum se congrega el desconcierto que me produjo durante la proyección.

Justo cuando empieza a saborear el placer de la gloria, un joven escritor  descubre que el plagio no va a salirle gratis, y que robar el trabajo de otro tiene un precio (por lo menos en esta ficción). 

Es uno de esos raros casos de escritor que arrolla con una primera novela. Cuando alcanza la corona de los triunfadores gracias a sus palabras, un misterioso anciano se sienta a su lado en el parque, y le cuenta una preciosa historia de amor y de guerra en el París del comienzo de la década de los 40, demostrándole quien es el verdadero autor del libro que le está prestando fama y dinero.

De creer a los más sabios, toda la literatura no es más que un inmenso remedo que se extiende desde tiempos inmemoriales, y por los siglos de los siglos. En cualquier caso, una película con moraleja sobre el precio del éxito –muy alto-, que habla de libros, de engaños, y del “todo vale” en el negocio.

Es un impecable y trabado diálogo literario a tres voces, a mi parecer; considero que la traducción es muy meritoria. La foto es del más grande para mí. El argumento es magnífico, la trama se va desvelando muy poco a poco, me emocionó lograr tenerme en vilo desde los primeros fotogramas; me ha calado, volveré a verla para “fijar ideas más relajado”. Pero antes, lo dejo aquí escrito.