Ortocen Clínica del Pie

equilibrioLos efectos negativos de los altos talones en el cuerpo

"No sé quién inventó los tacones altos, pero todas las mujeres le debemos mucho." - Marilyn Monroe

Los tacones son una de nuestras tendencias favoritas,  es probable que nunca se desvanezcan. Nadie pone en duda que las piernas se alargan en los tacones, también el tobillo se prolonga, los gemelos “aparecen” en las piernas; por resumir: se pondera y ensalza la forma femenina. Pero, no es menos cierto que la moneda tiene dos caras, y esta moneda no es distinta; el otro aspecto de la moneda, son los efectos secundarios y nocivos de los tacones altos, cuando no se controla esta “adorable adhesión”.

La tendencia de usar zapatos de tacón alto se está convirtiendo en una adicción para las urbanitas. Los tacones altos pueden suponer una “declaración de estilo”, pero son capaces de ir más allá de simplemente “sentirse cansadas”.

Los tacones altos no sólo poner más presión en los pies provocando callosidades, callos y juanetes, sino que también, echan el cuerpo hacia delante, hacia una posición nada natural en el momento de estar en pie, o caminando. Los tacones altos también pueden suscitar dolor de espalda y tensión muscular debida al constante cabeceo hacia delante del cuerpo. A la larga, la mala postura pudiera originar terribles dolores lumbares, dolor en las piernas, y dolores de cabeza. Usar tacones altos durante gran parte de la vida de una, también puede llegar a relacionarse con la osteoartritis de rodilla, una enfermedad dolorosa y degenerativa de las articulaciones caracterizada por la sucinta desintegración del cartílago de la rodilla, ya que cuando la mujeres usa sus tacones, ejerce una presión repetitiva,  y un incremento de la tensión en la articulación de la rodilla. ¡Sí, ya lo sé, pero eso no tiene que pasarme a mí!

Si usamos los tacones altos con moderación no son malos, todo lo contrario. Si llegamos a “vivir sobre los tacones”, entonces pueden comenzar los problemas. Contén su uso, y haz como con las sopas calientes, “sorbo a sorbo”; de este modo no te quemarás.