Ortocen Clínica del Pie

tacones y danza

ANATÓMICAMENTE… ¡UN DESASTRE!

(ADEMÁS DE INCOHERENTE)

El uso de tacones altos puede ser doloroso. Pero el ejercicio en tacones altos puede resultar ridículo. Un estudio realizado en  Los Ángeles ha "intensificado" la expectación en torno a la rutina atlética con tacones altos a cuenta de un entrenador de celebrities finalista en "So You Think You Can Dance". Mi respuesta profesional como técnico en todo esto que he sido, es que sólo porque usted crea "pensar que puede bailar", no crea poder enseñar el baile. La instrucción en el ejercicio físico debería ser hecha con una clara responsabilidad por la seguridad de los clientes. Hacer ejercicio en tacones altos es potencialmente desastroso anatómicamente… y absurdo.

El sustituir las zapatillas de tenis por unos tacones altos tiene muy poco sentido. En primer lugar, cuando se está en tacones, el cuerpo se impulsa hacia adelante, colocando una tensión innecesaria sobre la columna vertebral inferior y en los tendones estabilizadores de las rodillas. Además del acortamiento que resulta en el tendón de Aquiles como efecto de los tacones altos, el “metatarso” y el dedo gordo sostienen mayores presiones como resultado de la posición de los pies que se produce en los tacones altos.

La mayoría de las mujeres occidentales tienen sobrepeso. Cada kilo de exceso de peso, puede colocar aproximadamente 3 kilos de presión dinámica en la rodilla, según reconocen algunos expertos. ¿Ocho kilos de sobrepeso? Eso es más de 100 kilos de estrés que las rodillas deban mantener con el fin de conservar la posición vertical. Con el tiempo, algunas cosas  se van a “dar a conocer” antes de tiempo.

Peor aún, detrás de los problemas músculo-esqueléticos como las lumbalgias y el dolor anterior de rodillas, los juanetes, las durezas, los dedos en martillo y los callos de los pies, puede todos agravarse durante el ejercicio, cuando el pie se adapta a esta posición tan poco natural. Me pregunto si la gente firma una renuncia a reclamaciones médicas antes de tomar parte en los ejercicios sobre tacón alto, porque sospecho que muchas de los que participan en los ejercicios de tacón alto van a traerse a mi consulta sus extremidades lesionadas.

Según pregona la American Podiatric Medical Association (Una asociación de Podología Médica Americana de prestigio), el 42% de las mujeres admiten que podrían llevar un par de zapatos que les gusten incluso si son incómodos, y el 73% ya tienen algún problema relacionado con el calzado. Por lo que veo en la consulta, estoy muy de acuerdo.

Una guapa amiga y colega, cuando departimos sobre estos temas confiesa: “No me malinterpreten, me encantan los zapatos bonitos y tengo un montón de ellos (estoy un poco avergonzada de admitirlo, pero así me ven entrar en mi consulta cada día). Muchos de mis zapatos son ridículamente altos. Yo los llamo mis zapatos de reuniones, suelo intercalarlos con los de ir al trabajo, según corresponda”. “Pero, cualquier día optaré por dejar de ir con ellos al trabajo. Para aquellas que tomen la decisión de irse a su gimnasio sobre tacones, pues ello va a hacerlas sentirse como una “Dancing Queen”; sólo recuerden que mi consulta podológica está abierta toda la semana.