Ortocen Clínica del Pie

bebo-valdes 2El pianista de jazz cubano Bebo Valdés nos ha abandonado el viernes en Suecia a los 94 años de edad. Compositor, pianista y considerado una de las grandes figuras de la música cubana del pasado siglo, Valdés vivía desde hacía unos años en la localidad malagueña de Benalmádena, donde peleaba contra el Alzheimer.

La biografía musical de Valdés puede resumirse en dos momentos de auge. Entre 1948 y 1957, fue uno de los músicos más importantes de la llamada edad de oro del jazz afrocubano con epicentro en el Tropicana Club de La Habana. La revolución castrista provocó su exilio hacia Europa y pasó muchos años viviendo en Suecia, donde cayó en el anonimato.

Su segunda etapa de éxito llega en la década de los noventa, cuando el saxofonista Paquito D'Rivera le produjo Bebo rides again (1994) y, especialmente tras la irrupción en el 2000 de la película -y su consecuente disco- de Fernando Trueba Calle 54, documental en el que se reunieron a los grandes del latin-jazz. Su otro gran éxito fue Lágrimas negras (2004), que grabó junto al cantaor Diego el Cigala.

De pelar papas a líder de orquestas 

Bebo Valdés comenzó a los siete años sus estudios de piano, que alternaba con intervenciones en agrupaciones escolares en las que cantaba y tocaba las maracas. Con la mayoría de edad se traslada a La Habana para ingresar en el conservatorio, a la vez que se ganaba la vida pelando papas en un restaurante chino.

Entrada la década de los 40 debutó como pianista profesional con diversas orquestas, entre la que cabe destacar la del trompetista Julio Cueva, que trabajó para distintas cadenas radiofónicas. Por esa época empezó a coincidir con un amigo de la infancia que también iba a escribir páginas gloriosas de la música cubana: el compositor y contrabajista Israel López Cachao, padre del mambo, y que luego popularizaría Pérez Prado.

En 1948, tras un viaje a Haití que marcará toda su trayectoria musical, su carrera tomó impulso al ingresar en el legendario Club Tropicana, donde permaneció hasta 1957 como pianista y arreglista residente en la orquesta de Armando Romeu.

De los inicios de la década de 1950 datan sus 'descargas', sesiones de improvisación de jazz afrocubano. Por esta época inventó el batanga. Fue también en este periodo cuando conoció a Nat King Cole y grabó con él.

 Caída y renacimiento

Poco después del advenimiento de la Revolución Cubana en 1960, emprendió un exilio del que ya jamás regresaría, dejando atrás mujer e hijos. Hizo una gira por Europa estableciéndose definitivamente en Estocolmo, donde vivió durante más de treinta años sumido en un asombroso anonimato, aunque seguía componiendo y tocando el piano, principalmente en bares de hoteles. Medio retirado, en el transcurso de una enfermedad, el médico le dijo que ya no volvería a tocar el piano, a lo que él contestó: "Únicamente muerto".

No fue hasta 1994, con 76 años, cuando con el apoyo de Paquito D'Rivera, el maestro volvió a los estudios de grabación con Bebo rides again.

A modo de homenaje íntimo quisiera hablarte de “Chico y Rita, una deliciosa peli de animación inspirada en el Personaje de estas líneas. La cinta fue dirigida por Fernando Trueba. Esta película ganó un Goya y estuvo nominada a los Oscar; en ella aparece una magistral interpretación al piano de Bebo, y la contribución de Estrella Morente.

Desde la primera colaboración con el cineasta madrileño hasta hoy, a Valdés le han llovido los elogios y los premios, entre ellos varios Grammys. Quizá el punto álgido de esta última época haya sido el álbum Lágrimas negras (2004), grabado junto al cantaor Diego El Cigala, una relectura inolvidable de grandes clásicos de la música popular latina.

Sin Bebo Valdés sería harto difícil explicar la génesis y evolución del jazz latino, un género que hoy por hoy se trata de tú a tú con las corrientes más clásicas, entre otras razones porque existen músicos como él, con su ambición creativa y su talento interpretativo.

Escrito por 

Tienes la suerte de poder ver "Chico y Rita", la película completa, en youtube con excelente calidad, pero mientras, aquí te dejo un fragmento, el correspondiente al tema “Bésame mucho”.