Ortocen Clínica del Pie

podologo 01

26 de febrero 2013 | Tribune Media Services

Como camarera, Lauren Affatatti pasa más de 10 horas al día encima de sus pies.

"Llego a casa y mis pies están agotados", dice la chicaguense de 27 años. "Los remojo en agua fría y los preparo para el día siguiente".

El año pasado, Affatatti sintió un nuevo dolor justo debajo del tobillo, un dolor que no desapareció con sus tratamientos de hielo habituales.

"Fui a mi médico de cabecera, quien me trasladó a un podólogo, lo que me pareció un poco raro", dice Affatatti. "Siempre he pensado que los podólogos son para las personas mayores, y no para alguien relativamente joven como yo."

Pero ya en la primera visita de Affatatti al podólogo, quedó sorprendida por la diversidad de los pacientes de la sala de espera.

"Había niños, y mamás, y adolescentes", dice Affatatti. "un poco de todo."

Tratamiento para todos

El grupo de edad tan diversa deriva de la necesidad del cuidado adecuado de los pies, tanto si eres un niño aprendiendo a caminar, o un experto en dolores por el paso del tiempo en antiguas lesiones que nunca fueron identificadas o corregidas.

La Podología tiene como objetivo mejorar el bienestar de los pacientes, centrándose en el diagnóstico y tratamiento de afecciones asociadas con el pie y el tobillo. Los podólogos son “desde doctores en Podología hasta licenciados, y cirujanos del pié”.

Requisitos de educación

Según el Departamento de Trabajo de EE.UU., la mayoría de las escuelas de Medicina Podológica ofrece un programa de formación en cuatro años, con un plan de estudios similar a la de otras escuelas de medicina. Durante los dos primeros años, los estudiantes reciben instrucción en el aula de ciencias básicas, incluyendo anatomía, química, patología y farmacología. En su tercer y cuarto año, los estudiantes tienen rotaciones clínicas en consultorios privados, hospitales y clínicas, durante los cuales aprenden cómo cumplimentar la historia clínica general y podológica, realizar exámenes físicos de rutina e interpretar los resultados, hasta llegar al diagnóstico y realizar procedimientos terapéuticos. Al graduarse, los estudiantes reciben el título de Doctor en Medicina Podológica, también conocido como DPM.

La mayoría de los graduados DPM siguen un programa de residencia en un hospital. Las residencias pueden ser de 1 a 3 años, con diferentes programas. Los residentes reciben una formación avanzada en medicina y cirugía podológica, además de rotaciones clínicas en anestesiología, medicina interna, anatomía patologica, radiología, medicina de urgencias y cirugía ortopédica y general. Residencias que duran más de 1 año, proporcionar una formación más avanzada en los ámbitos de especialidad, según el Departamento de Trabajo de EE.UU..

Después de una formación avanzada y de superar exámenes escritos y orales, así como la práctica reglada. Los Podólogos pueden obtener la Licencia para el ejercicio profesional, con especialización en ortopedia, medicina podológica primaria o en cirugía del pie y tobillo.

Perspectivas de empleo

En 2010 se estimaba la necesidad 12.900 Podólogos en los EE. UU. y gracias a la concienciación de los ciudadanos para cuidar y tratar los problemas de los pies, ese número se incrementará en el futuro. 

Las condiciones de trabajo

Los podólogos suelen trabajar en la práctica privada. Algunos, sin embargo, forman parte del personal de los hospitales y de los servicios de atención sanitaria, mientras que otros sirven a la sociedad como profesores de las escuelas universitarias de Podología.

Sobre una base diaria, un podólogo puede tratar los callos, callosidades, uñas encarnadas, juanetes, espolones del talón o problemas de arco. Él o ella a menudo trata a los pacientes con lesiones de tobillo y pie, deformidades e infecciones, algunos de los cuales están asociados con enfermedades tales como la diabetes.

Referencia a la Podología en España

Desde hace cuatro decadas, seguimos una senda paralela con los colegas de los EEUU en favor de la competencia en cirugía del pie. En el entorno universitario (currícula y másteres), bajo el auspicio de organizaciones profesionales (publicaciones, cursos y congresos), e incluso con iniciativas particulares, el podólogo español en el siglo XXI se reafirma en el campo de la Cirugía. Es un buen ejemplo la presencia del equipo de podólogos españoles y americanos (www.cirujanosdelpie.com), Luke Cicchinelli y David Cid Simal, entre otros, con formación quirúrgica post-grado, ofrecen solución quirúrgica de aquellos problemas que no se alivian ni resuelven con medios conservadores.