Ortocen Clínica del Pie

pablo laso 0

Jugó como base una final four perdida con el Real Madrid en sus dos temporadas y media como blanco.

Las dos llegadas de Pablo Laso al Real Madrid están marcadas por una Final Four. En 1995 el equipo entonces dirigido por Zeljko Obradovic se había proclamado por última vez campeón de la Copa de Europa. La contratación del base vitoriano era el primero de muchos cambios que debían afrontar tras la salida de Arvydas Sabonis. El equipo repitió presencia ese año en la Final a Cuatro de París, pero inició allí una sequía que no rompió hasta 2011. Ese verano, el club blanco eligió a Pablo Laso como entrenador, y aunque fue recibido con más reticencias que aplausos, los resultados le han dado la razón: el Real Madrid ha vuelto por derecho a la élite europea.

pablo laso 1Del Pablo Laso jugador a su versión de traje y corbata han quedado algunas trazas que aún pueden rastrearse. El que fuera base del Real Madrid durante dos temporadas y media, también sentaba los pilares de un buen ataque sobre una defensa agresiva (líder histórico de balones recuperados en la ACB) y predicaba con esa buena circulación de balón (líder también en asistencias) que hoy alimenta a su equipo. De su mano ha llegado la madurez de Sergio Rodríguez, el hombre que hoy mueve los hilos del ataque blanco.

Un ataque que hoy es la mejor seña de identidad del Real Madrid. Pablo Laso llegó a su actual banquillo con un perfil bajo pero ideas claras. Propuso un estilo rápido, alegre, atractivo, lejos del corsé que siempre pareció necesario para el éxito. Ganar con una sonrisa, como enseñó Magic Johnson (líbrese cualquier comparación). Desde el inicio ofreció buenos resultados, aunque necesitó tiempo y un título, la Copa del Rey 2012 contra el Barcelona, para ganarse el respaldo de los aficionados.

Persiste también en Pablo Laso un carácter impetuoso, enérgico cuando es necesario. En 1998 dejó el club a mitad de temporada por fuertes desavenencias con el entonces técnico (Miguel Ángel Martín). En el banquillo no llega a tal extremo, pero sí aprieta las tuercas de sus jugadores cuando algo no funciona como esperaba. Es una forma de mantener a todos alerta en una temporada cada vez más cargada de partidos. Una temporada que ha obligado a regular esfuerzos en las dos últimas jornadas de Liga Endesa para centrarse en los cuartos de final de la Euroliga.

Pablo Laso aterrizó en el Real Madrid para aportar normalidad a un equipo que en las últimas temporadas se había vuelto demasiado inestable. A aprovechar los cimientos para construir algo más sólido. En sólo dos temporadas no sólo ha construido un equipo que puede llamar ‘suyo’, sino que lo ha devuelto a la Final Four de una Euroliga. “Hemos crecido muchísimo desde el año pasado”, aseguró el vitoriano. Pero la gran prueba de altura llegará en Londres, 18 años después de la última corona europea.

Mucho ha cambiado nuestro baloncesto desde los años 90, está claro. Como muestra de ese cambio, es revelador que de los últimos jugadores elegidos MVP del torneo sólo encontré un base: Pablo Prigioni (2006), otro de gran personalidad en la cancha. 

Hace poco, la FEB lanzaba la cuestión de la “desaparición” del base como director de juego, en un acertado punto en el que enfocar esta cuestión importante del juego.¿En qué podemos traducir la “desaparición” de los bases entre los últimos galardonados como MVP de la Copa del Rey? 

Hay quien quiere responder en la creciente valoración, donde los bases no tienen demasiado por hacer respecto a otras posiciones. Hoy en día, es difícil encontrar bases que promedien 20 de valoración por partido (Quizás Huertas pudiera ser). Por otra parte, en un equipo medio el base podría hacer valoración pero si se aspira a todo y hay buenos compañeros, se le pone muy difícil.

¿Qué piensas tu?