Ortocen Clínica del Pie

theodore rooseveltEs necesario aspirar a tener algo más, pero es imprescindible sobrevivir con lo que se tiene ahora. Soy uno más entre esos miles de personas aquejados por la crisis y el desempleo, y creo positivo el “empanarse” (que no es rebozarse en pan rallado) como hacen los de Estopa; decía… empanarse un poquito para que la situación no nos supere.

Sugiero que nos compongamos con lo que tenemos y seamos conscientes de que aún se puede vivir con mucho menos, yo lo he vivido en otras épocas de mi vida y doy fe de ello.  Me parece insalubre sumar problemas a mi vida, pues la mayoría llegan sin invitación previa.

Querría abstraerme un poco de la realidad, reservar todos los días un ratito para la alegría, para disfrutar de los lugares, de los amigos, de los míos... de mirar al cielo, a un pájaro, o a esa flor guerrera de entre las piedras. Vamos: ¡Vivir la vida al fin y al cabo!

Theodore Roosevelt hizo y dijo cosas realmente increíbles. Una de ellas es el título de este post: “Haz lo que puedas con lo que tengas, estés dónde estés”. Nacido en el seno de una acaudalada familia, Roosevelt fue durante su infancia un chico enfermizo. Asmático, dedicaba su tiempo libre al estudio de la historia natural. En respuesta a su fragilidad física, se consagró desde muy joven a actividades de todo tipo. Estudió en Harvard, donde descubrió su interés por la práctica del boxeo y los asuntos navales. Entró en política en 1881, al lograr un asiento en la cámara de representantes de su estado por el partido republicano. 

A cuenta del asesinato de William McKinley a manos de un anarquista, Roosevelt accedió a la presidencia en 1901. Contaba con tan solo cuarenta y dos años. Es la persona más joven en haber alcanzado la presidencia de los Estados Unidos de América. Fue reelegido en 1905, por una abrumadora mayoría. Se trataba de un hombre de fortísima personalidad y extraordinariamente activo. Así, su administración se caracterizó por un fuerte intervencionismo en política exterior, lo que lo diferenció de la mayoría de sus antecesores. Por ello, se suele considerar que su presidencia marca el paso de los USA al estatus de gran potencia. Fue muy popular, y tras abandonar la presidencia en el año 1909 mantuvo una gran influencia en la política estadounidense.

Años después de su presidencia, Roosevelt se preparaba para dar un discurso en Milwaukee, cuando fue víctima de un atentado en el cual recibió un disparo en el pecho. Con una costilla rota y con la bala dentro de su pecho, insistió en dar su discurso de una hora antes de permitir que lo trasladaran al hospital. Los folios habían atenuado la fuerza de la bala que le acompañó hasta el final en 1919.

“No es el crítico quien cuenta; no es aquél que muestra como el fuerte se tambaleó o donde el bienhechor pudo haberlo hecho mejor. El crédito le pertenece al hombre que está en la arena; cuyo rostro esta pringado de polvo, sudor y sangre; que lucha valientemente; que yerra y queda corto una y otra vez; que conoce los grandes entusiasmos, las grandes devociones, y gasta su vida por una causa justa; aquél que, en la cúspide, conoce el triunfo de los grandes logros, y que en el peor de los casos, si es que falla, por lo menos falla atreviéndose a mucho, para que su lugar nunca esté entre aquellas frías y tímidas almas que no conocen ni la victoria ni la derrota”. 

Theodore Roosvelt