Ortocen Clínica del Pie

debob nocheEL ANTIGUO EGIPTO EN EL CENTRO DE MADRID

Con más de 2.000 años de antigüedad el templo de Debod es una de las mayores curiosidades que esconde el centro de Madrid. Trasladado a la capital desde su origen piedra a piedra, rinde tributo al Dios Amón y es una de las estampas más bellas de la capital al atardecer.

A  unos pocos pasos de la Plaza de España, ocupando el lugar sobre el que se encontraba el Cuartel de la Montaña, se alza todo un señor templo del Antiguo Egipto en pleno corazón de la Villa de Madrid. 

Este templo fue un regalo del Gobierno egipcio al español hace algo más de cuatro décadas. Corría el año 1968 y Egipto había pedido ayuda internacional para salvar parte del patrimonio que iba a desaparecer a cuenta de la construcción de la presa de Asuán, principalmente el templo de Abu Simbel. Otro de los de Nubia, el de Debod, acabó así en Madrid.

Data de hace más de 2.000 años, de la época de Ptolomeo IV, estaba situado a orillas del Nilo en la Baja Nubia, cerca de la primera catarata, y está dedicado a Amón. Ahora se encuentra junto al Paseo del Pintor Rosales y el Parque del Oeste, tras haber sido trasladado piedra a piedra, reconstruido y restaurado con mucha piedra salmantina; también el dintel de uno de los pilones está reconstruido (El original se encuentra conservado en el interior, y tiene unas inscripciones griegas dentro). Sepa el amable lector que la policromía que adornase al templo desapareció por el deterioro provocado por las aguas de la presa.  Sepa también que el conjunto tuvo tres portales y no dos, como quedan ahora. para que el madrileño y el viajero que pase por la Villa se maraville ante su arquitectura de otra época, especialmente bajo el sol del atardecer. 

debodEl templo estaba consagrado al dios Amón, aunque también a Isis, porque estaba en el camino de peregrinación al de Filé. Dato curioso, al llegar el Cristianismo se permitió el culto a Isis, se ignora la razón. Isis era la diosa madre, la madre de Orus, antecesora de muchas otras diosas madre, y ahí cabe la Virgen María, y quizás el que se respetase el culto. Para mi perplejidad, se puede establecer un paralelismo entre Isis alumbrando a Orus y el Portal de Belen… “Y está aquí en Madrid, lo dicho “de Madrid al cielo”.

Otro enigma: el círculo que se conserva en el interior, podría ser un primitivo horóscopo o una representación celeste”. “Algunos visitantes del templo, al caer la tarde, dicen sentirse observados fijamente por un gato…”

Es uno de los pocos templos faraónicos que permanecen íntegros fuera de Egipto y el único en España. Se puede visitar el interior de forma gratuita, para recorrer sus estancias y admirar los relieves en la capilla de Adijalamani, aunque el aforo está limitado a 60 personas de manera simultánea.

Pero, al llegar la noche, las únicas miradas felinas en el Templo de Debod del siglo XXI tiene que ver con otro tipo de encuentros. Aunque eso es otra historia.