Ortocen Clínica del Pie

manzanaLas personas mayores de 80 años que consideran que tienen un buen estado de salud son aquellas que de jóvenes consumieron tres frutas diarias y mantuvieron un peso estable, según se desprende de la Encuesta Nacional sobre Estilos de Vida y Longevidad, realizada por la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) y la Agencia de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Se trata de una investigación realizada a 242 personas de entre 80 y 104 años con el objetivo de valorar el estilo de vida que llevaron cuando eran jóvenes y cómo creen que ha repercutido cuando han alcanzado la vejez. Así, los datos han desvelado que aquellos que califican su salud como 'buena' o 'muy buena' son los que controlaron su peso e ingirieron fruta de forma habitual cuando eran jóvenes. Además, estas personas son aquellas que vivieron la mayor parte de su vida en medio rural y siguieron la “dieta mediterránea”.

Respecto a los factores que más han influido en su salud, el 30% ha asegurado que se debe a su alimentación, el 27% al trabajo, el 24% a la actividad física, el 23% a la genética, el 20% a no haber fumado y el 18% a el vivir felices.

Asimismo, y preguntados por el número de raciones ingeridas de manera habitual durante su vida, un tercio de los encuestados asegura que consumió tres o más piezas de fruta al día; el 21% que tomó dos o más raciones de verduras; el 18% que consumió tres o más raciones de pescado cada semana; y el 42 por ciento coimó legumbres. Además, una de cada cinco personas reconoce que cuando era joven bebía un vaso de vino durante las comidas.

"Las conclusiones principales que se obtienen de este estudio es que las personas mayores que tienen una mejor percepción de su estado de salud son aquellas que reconocen haber consumido bastante fruta y sufrir obesidad en toda su vida", ha informado el representante de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, Joan Quiles.

'COMER BIEN PARA ENVEJECER MEJOR'

A raíz de estos datos, y con motivo de la celebración del Día Nacional de la Nutrición, se ha lanzado una nueva campaña con el objetivo de concienciar y sensibilizar a la sociedad sobre la importancia de llevar a cabo una alimentación saludable.

Bajo el lema 'Comer bien para envejecer mejor', los responsables de la campaña pretenden hacer un llamamiento a la sociedad española para que vuelvan a la dieta mediterránea y realicen actividad física a diario para vivir "más tiempo" y con una mejor calidad de vida.

Hoy son 2.375.987 personas entre los 80 y los 100 años y, según la Organización Mundial de la Salud, para el año 2050 el 40% de la población mundial será mayor. Este hecho, situará a España como el segundo país más envejecido del mundo, por detrás de Japón.

"Gregorio Marañón aseguró que los jóvenes deben saber que algún día serán mayores, y por eso es importante que sigan un estilo de vida saludable, basado en una correcta alimentación y en la práctica habitual de ejercicio físico. Y es que, se ha demostrado que comer sano, alarga la esperanza y la calidad de vida".

Recordemos los elevados índices de obesidad de la población española, tanto adulta como joven.

'FRUTA Y CAMINO DIARIO PARA SER UN CENTENARIO'

Por todo ello, los especialistas han recomendado que para llegar a la ancianidad en buen estado de salud es necesario consumir, al menos, cinco raciones de frutas y verduras al día; incorporar a la alimentación legumbres dos o tres veces por semana; y consumir tres veces en semana pescado, así como un puñado de frutos secos.

Del mismo modo, es aconsejable sustituir los lácteos enteros por los desnatados o semidesnatados; realizar tres comidas principales diarias, y entre una y dos pequeñas comidas saludables entre horas; llevar una vida cotidiana activa, dedicando 30 minutos diarios al ejercicio físico; y beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día.

"En definitiva, debemos mantener una dieta frugal basada en frutas, verduras, pescados, frutos secos, legumbres, cereales integrales y aceite de olvida. Es decir, la esencia de nuestra dieta mediterránea, productos locales y de temporada que, junto a la actividad diaria, nos permitirá envejecer mejor".