Ortocen Clínica del Pie

799px-Panormica del valle del Lozoya1

En este Día mundial del Medio Ambiente, se acaba de inaugurar el madrileño y segoviano,
PARQUE NACIONAL DE GUADARRAMA,
Patones está en su entorno y algo nos toca.

Caminamos unos veinte kilómetros, en grupo, pero en silencio, como si estuviéramos solos. Te sientes repleto en lugares como los Siete Picos y el Montón de Trigo. No piensas en nada. Solo en caminar, subir, el aire, las nubes. Y Madrid, la gran ciudad, al fondo. Es la energía que necesito para recargarme, para afrontar cada nueva semana. Ya es hora de que la declaren parque nacional. El pinar de Valsaín no es que debiera ser parque nacional, deberían hacerlo patrimonio de la Humanidad.

Siento como si en la Tierra habitasen dos mundos, hubieran dos niveles vitales, uno, el de la gente, con sus problemas  e historias, y nuestra particular manera de vivir. Bien diferenciado del anterior, el de la Naturaleza, el que vive inmerso en ese organismo vivo que es nuestro planeta, y todos los miembros de su Flora y Fauna. Me refiero a cielo, mar, sol y luna, árboles, tierra, roca, aire, pájaros, peces ¡Todo eso que hay ahí fuera de mí!

Cuando ando de bajonazo, intento conectar con ese mundo natural que se amanceba con el humano. Tengo tanta práctica, que necesito poco para conectar: contemplar un trocito de cielo plagado de tejados a través de la ventana, me sirve; el viento en la cara, oler una jara grasienta en flor, introducirme en la lluvia de la senda, sentir el sol radiante sobre la piel, yo podría pasar horas mirando el cielo lleno de nubes, un atardecer, el mar en la colina, el baile de los árboles mecidos por el viento, la Luna, el sol merodeando su solsticio. Ahora, en la plenitud, es cuando mejor conecto con la Naturaleza, cuando recobro conciencia real de las cosas de la vida. Dice el libro que soy un conjunto de células, nada dice de que pudiera ser un ... Necesito menos de lo que tengo, con seguridad tengo mucho más de lo que merezco. Respiro, veo, oigo, siento, huelo… camino ¡Soy tan afortunado!

Si conectas con el mundo natural y no insistes en la indiferencia a cuanto lo dañe, estaremos caminando el mismo sendero. Somos uno, si este mundo enferma, nosotros también.


Con agradecimiento y un beso para nuestra modelo preferida LUCIA AYCART DELGADO