Ortocen Clínica del Pie

Leízapatilla neutramos para usted el 14 de junio de 2013 en Orthopedics Today

Los corredores inexpertos pueden usar zapatillas normales sin apoyo especial sin ningún riesgo adicional de pronación o supinación, de acuerdo con un estudio realizado por investigadores de Dinamarca y  de los Países Bajos.

"Este es un hallazgo polémico debido a que se ha supuesto durante muchos años que correr sin el apoyo necesario si uno hiper o hipoprona era perjudicial", según declaró en un comunicado de prensa Rasmus Ø. Nielsen, PT, MHSc, de la Universidad de Aarhus, en Aarhus, Dinamarca. "Hemos comparado corredores con pronación neutra del pie con corredores que pronan en diversos grados, y nuestros hallazgos sugieren que los corredores con sobre-pronación no tienen un mayor riesgo de lesión que los demás."

Nielsen y sus colegas midieron la postura del pie de 927 corredores y los clasificaron en grupos: pronación, altamente pronadores, neutros, supinadores y altamente supinadores. En el recuento general de todos los grupos, 252 corredores resultaron lesionados durante el período de estudio de 12 meses.

Después de 250 km de carrera, no se encontraron riesgos significativos de lesión para los diferentes grupos, tras haberlos ajustado según el índice de masa corporal, de acuerdo con la selección original. Además, los pronadores  tuvieron una tasa significativamente menor de lesiones por cada 1000 kilómetros, en comparación con los otros grupos.

En respuesta a este estudio, Nielsen y sus colegas recomendaban a los corredores el tener en cuenta otros factores de riesgo como las lesiones anteriores, el exceso de peso y el volumen de entrenamiento,  en lugar de la pronación durante la carrera.

"Sin embargo, todavía tenemos que investigar en qué medida los pies con pronación extrema están sujetos a un mayor riesgo de encontrarse con una lesión del pie que los de pronación normal", dijo Nielsen.

Referencia:
Nielsen RO. Br J Sports Med. 2013.
 

Revelación:
La Universidad de Aarhus, la Unidad de Investigación Ortopédica del Hospital de la Universidad de Aalborg y la Asociación del Reumatismo Danesa proporcionaron los fondos para este estudio.