Ortocen Clínica del Pie

Nios a caballo“Pueden vivir con muy poco, pero no sin cariño”

Acabo de leer la referencia de las conversaciones que mantuvo el Papa Francisco con la prensa mientras volaban hacia Brasil esta semana, y me ha llamado la atención, aunque el Pontífice iba a celebrar una gran fiesta de y para la juventud, cómo ha dedicado un grato recuerdo a las personas mayores, Su Santidad comentó a los periodistas que los jóvenes son el futuro, pero la sociedad va adelante con dos fuerzas: la de los jóvenes y la sabiduría de los ancianos. Muchas veces, lamentó, “se comete la injusticia de dejar de lado a los ancianos” al pensar que no tienen nada que darnos, pero “ellos son la sabiduría de la vida, de la historia, de la patria y de la familia”. Y así se nos dice justamente cuando los ancianos, aunque haya abuelos muy jóvenes, se  disponen a celebrar el Día de los Abuelos, día en que conmemora la Iglesia los santos Ana y Joaquín, padres de la Virgen María, este viernes. Ojalá sirva lo dicho para recordar, este año en concreto, la efeméride en cuestión. Y sepan los nietos que los abuelos necesitan sus felicitaciones y su cariño.

El papel que juegan los abuelos dentro de las familias españolas ha variado con el paso del tiempo debido a diversos factores como son el aumento de la esperanza de vida, el retraso de la maternidad, los problemas de conciliación laboral o la omnipresente crisis económica.

La figura de los abuelos se ha transformado desde la compañía cercana al grupo familiar (padres-hijos) hacia su conversión en un pilar “fundacional” o “maestro”, que siempre fueron como guía moral y afectiva, pero que ahora adquiere importancia suma; cada vez es más frecuente que se ocupen del sustento económico de sus hijos y nietos, asumiendo una responsabilidad que viene “adornada” de preocupaciones, ansiedad e incluso sentimientos de culpabilidad si en algún momento no llegan a cubrir todas las responsabilidades que adquirieran frente a la familia.

En muchos casos estamos hablando de abuelos jóvenes, que siguen envueltos en obligaciones laborares por lo que, a la agotadora jornada laboral llena de tensiones en el mundo actual añaden un plus, una “prolongación de jornada” al atender a hijos y nietos.

El viernes, el 26 de julio, se han inventado el Día del Abuelo. Ha sido una obra de la Asociación Mensajeros de la Paz que lo institucionalizó en 1998.

Tenemos ante nosotros una inmejorable oportunidad de rendir tributo a los abuelos en su impuesto papel de atender en el feliz desarrollo de los niños.

Al menos este “finde”, te propongo que hagamos una fiesta a nuestros mayores. Que seamos parte de su ocio y sus aficiones, como alguna vez fuimos. Participemos esta vez del descanso de nuestros mayores.