Ortocen Clínica del Pie

Hace cierto lapso que tuve que adaptarme a la sociedad imperante tras un profundo sueño. El proceso va hacia el tercer año y siento que estoy cerca de su culminación.

La adaptación es el proceso por el cual uno modifica sus patrones de comportamiento para ajustarse a las normas vigentes en el medio social en el que se mueve.

Al adaptarse, el sujeto abandona hábitos o prácticas que formaron parte de su comportamiento, pero que están negativamente evaluadas en el ámbito al que desea integrarse, y azarosamente adquiere otros en consonancia con las expectativas que se tienen de su nuevo rol. La adaptación, en este sentido, es una forma de socialización secundaria, ya que opera tomando como base las habilidades sociales con las que el sujeto ya contaba.

Hace cierto lapso que tuve que adaptarme a la sociedad imperante tras un profundo sueño. El proceso va hacia el tercer año y siento que estoy cerca de su culminación.

De nuevo os agradezco la cercanía, el aliento en el cogote que he venido sintiendo todo este tiempo sin el que, me temo, no habría podido salir solo.

Me cuesta reconocerme. Me da la impresión de que habré de vivir con algo así como una “nueva identidad” más allá del feo y triste payaso del espejo. Es pasmosa la certidumbre que siento de las distancias.

Me vienen a la cabeza la emigración de mis mayores para hacer “las Américas”, la exigencia de una adaptación rápida a los cánones de comportamiento del lugar, tan ajenos a los originales de la patria chica.

Lo que estuvo ahí, ahora lo siento allá, o acá… Y sin embargo, lo asumo, lo hago mío y sigo caminando hacia el futuro. El pasado intento no olvidarlo, pero tampoco lo añoro; prefiero vagar por mi tiempo en los territorios de la esperanza, antes que hacerlo en los de la nostalgia. Como te decía al principio, uno modifica sus patrones de comportamiento para ajustarse a las normas imperantes.

Me quedo a tu lado, desde este mercadillo de verduras tan rauda y exquisitamente adaptado.