Ortocen Clínica del Pie

fortunaEs dicho muy antiguo, aunque inexacto. Los romanos tenían una diosa llamada Ocasión, a la que pintaban como mujer hermosa, enteramente desnuda, puesta de puntillas sobre una rueda, y con alas en la espalda o en los pies, para indicar que las ocasiones buenas pasan rápidamente. Representaban a esta diosa con la cabeza adornada en torno de la frente con abundante cabellera y enteramente calva por detrás, para expresar la imposibilidad de asir por los pelos a las ocasiones después que han pasado, y la facilidad de asirse a ellas cuando se las espera de frente.

Curiosidades de Fortuna y el por qué de “la Ocasión la pintan calva”

Fortuna es la diosa de la suerte en la mitología romana,  la más voluble y caprichosa del Olimpo. Puede conducir a los hombres hacia la buena o hacia la mala suerte. A Fortuna le acompaña uno de sus símbolos: la cornucopia o cuerno de la abundancia, signo de riqueza y buena suerte. Este cuerno dicen que era de la cabra Amaltea, que amamantó al niño Zeus hasta que este se lo rompió, y, a cambio, le dio el poder de dar a su dueño todo lo que quisiera.

Otras veces la Fortuna es representada con alas, como a Victoria de Samotracia, también llamada Niké de Samotracia, (podemos visitarla en el Louvre): voluble, rápida, escurridiza, o con los ojos vendados (como la Justicia: repartiendo casi al azar, casi justamente, riqueza o pobreza entre los hombres), con una rueda de la fortuna o con un timón (ya que la versión griega era también la encargada de dirigir el futuro de los hombres. Y, además, juega a la pelota) unas veces en una dirección, rápidamente en otra, como signo de sus inseguridades a la hora de tomar una decisión.

Junto con Fortuna está la Diosa Ocasión (muchas veces confundida con la misma Fortuna), la cual se representa casi totalmente calva, con sólo  un mechón de pelo. De ahí proviene la expresión "la ocasión la pintan calva".

ocasión diosaA Fortuna le estaba consagrado el día 11 de junio (June XI), durante toda esa fecha se realizaba un festival que se llamaba Fors Fortuna; se le consideraba también la propiciadora de la maternidad. A esta deidad se le decía también Annonariay el nombre provenía del antiguo itálico Vortumna (La que rota -hace girar- el año); no se conoce una genealogía mítica canónica o establecida de tal deidad pero se la consideraba hija de Júpiter tal como lo señala una inscripción en el santuario de Preneste y de Juno.

La compañera de la diosa Fortuna es la Diosa Ocasión, la representan como una mujer bellísima puesta de puntillas sobre una rueda, con alas en los pies o en la espalda y con un cuchillo en la mano derecha. Hay hermosas esculturas de Fidias y de Lisipo de esta diosa.

Esta representación era una forma de señalar que las buenas ocasiones pasan rápidamente. La Diosa Ocasión llevaba la parte delantera de la cabeza cubierta por una hermosa cabellera, pero estaba totalmente calva por detrás. De la imagen de esta diosa proviene tanto la expresiones "tomar la ocasión por los pelos" como "la ocasión la pintan calva", dando a entender que o la ocasión se aprovecha de frente, agarrando la cabellera de la parte delantera de la cabeza de la diosa, o se acaba perdiendo sin remedio porque por detrás no hay forma de aprovechar la ocasión y agarrarla, dado que no hay cabellera por donde hacerlo.

Epigrama acerca de la Ocasión

¿De quién eres obra? De Fidias, que hizo la estatua de Palas, y también es suya la de Júpiter; yo soy su tercera gloria. Soy la diosa Oportunidad, poco frecuente y conocida por pocos. ¿Por qué te apoyas en una rueda? No puedo estar fija en un lugar. ¿Por qué calzas talares? Viajo volando. Lo que Mercurio hace prosperar, yo lo estropeo cuando quiero. Cubres tu rostro con cabellos. No quiero ser reconocida. Pero ¿tienes calva la cabeza? “Sí, para no ser cogida al huir”.[...]

Décimo Magno Ausonio, Obras II, pp. 302-303.


Hoy no te voy a confesar mi “wikifuente”