Ortocen Clínica del Pie

Rupia 0Un perro callejero, rescatado de un basurero en Ladkh, al norte de la India, se ha convertido en el primer perro que sube al campo base del Everest, a 5.181 metros sobre el nivel del mar. Rupia, que así se llama el animal, es el primer perro registrado oficialmente en el campamento base después de unirse a la aventura iniciada por su propietaria Joanne Lefson.

El animal fue adoptado con ocho meses, cuando Joanne lo encontró medio muerto, deshidratado y en estado de inanición. "Cuando lo ví en ese vertedero no le quedaría más de una hora de vida. No era capaz ni de caminar diez metros sin desvanecerse. El cachorro estaba muy débil por no haber comido ni bebido nada durante días, quizás semanas, comenta su propietaria en el "Dailymail".

Rupia 1Joanne se hizo popular por viajar por todo el mundo con Óscar, el perro trotamundos. La pareja visitó cientos de lugares, hasta que Óscar falleció atropellado por un camión el pasado mes de Enero. Fue entonces cuando Joanne adoptó a Rupia y lo alimentó con una dieta rica en proteínas a base de huevos cocidos y arroz. El animal comenzó a recuperarse rápidamente y su dueña decidió llevar a cabo la expedición del Everest, una aventura pensada inicialmente para Oscar. La pareja contactó con Dev Argarwel, un director de cine de Mumbai, que accedió a rodar la expedición.

El trío viajó a Delhi y visitó el Taj Mahal antes de llegar a Katmandú y de salir al campo base el día siguiente. Junto con porteadores y guías, Rupia y Joanne lograron completar la agotadora subida al campo base en sólo diez días.

Joanne comentó que su mayor "preocupación” era si Rupia iba a poder aguantarlo. Me preparé para lo peor y contraté un porteador extra por si Rupia tenía que ser trasladado. "un momento memorable del viaje fue ver al perro caminar sobre la nieve por primera vez, le encantó", recuerda.

"Jugaba cada vez que podía, persiguió la nieve y trató de morderla. Había muchos turistas y no podían creer que un perro se dirigiera al Campo Base. Les daba “rabia” no haber llevado a sus perros con ellos".

Su primer perro Oscar se convirtió en una sensación en Internet después de haber viajado por el mundo y haberse fotografiado en monumentos como la Torre Eiffel o la Gran Muralla China. También voló en un avión para intentar encontrar hogares para los perros callejeros. Para Joanne, "Oscar nunca será reemplazado. La única cosa que me mantiene es honrar su legado y trabajar para llegar a un día en que todos los perros tengan un hogar".