Ortocen Clínica del Pie

molinerEl padre de Meneca era primo segundo de mi abuela Benita Vijuesca Romanos. Conocí a Meneca imberbe pero ya interesado en las doctrinas de D. Aurelio y D. Eufrasio, mis maestros de Lengua en el San Agustín. Había venido a Madrid para hacer un doctorado sobre El Siglo de Oro de Las Letras, o algo así. Estuvo viviendo unos meses con nosotros. Recuerdo cómo adornaba mis palabras, cómo engalanaba mis textos para mayor gloria de mi prestigio estudiantil. La herramienta de trabajo fundamental que usaba yo para escudriñar en las letras era Meneca, y su genio ella lo atribuía a María Moliner. ¡Pasmado quedaba D. Aurelio! 

Sevilla acoge la representación de “El diccionario”, la obra sobre de la vida de la filóloga María Moliner (Paniza, poco antes de llegar a Cariñena, 1900-Madrid, 1981). Será entre mañana 28 y el 30 de noviembre en el Teatro Lope de Vega. Como había sido el pasado diciembre 2012 en Madrid.

Moliner fue una mujer ejemplar. Allá por 1962 comenzó a dar forma a su Diccionario de uso del español. La denominación de “uso“ que aplicase a este diccionario trasmite su mensaje instrumental como guía en el uso del español, trayendo todos los recursos que el idioma dispone. Se propuso tomar la definición de las palabras incluidas en el DRAE para refundirlas y mostrarlas de modo más actual y ágil. Ella se aparta del orden alfabético para agrupar los términos de un modo etimológico, como en un tesauroEsta ideal, que no era nueva, ya la había tenido Julio Casares en 1942.

Seguimos: cuentan que ayudó a la Moliner el libro que su hijo Fernando le proporcionara en 1952 “Learner`s dictionary of current english”.

La magna obra, que originalmente iba a ser una tarea de dos años acabó extendiéndose hasta 1967, cuando, bajo la presión de la editorial Gredos, dio por concluida la primera versión de su obra. Sin embargo continuó recopilando palabras hasta prácticamente el día de su muerte. La segunda versión fue cosa de la editorial, la cual ordenó de modo alfabético las palabras y modificó abundantes significados; resultado, varias demandas ante la Justicia, y diccionario de la primera versión, sólo disponible de segunda mano. La tercera, publicada en 2007, dice la editorial que se haya debido a una revisión y actualización, y a cambios formales clarificadores, existe una adaptación electrónica en un CD-ROM que incluye 7.700 entradas y 25.000 acepciones nuevas.

La obra de teatro señalada realiza un retrato memorable de una mujer imprescindible que consagró su vida a la lengua española y a reivindicar la cultura como llave de la igualdad.

Proeza sin precedentes

María Moliner hizo una epopeya singular: escribió sola, en su casa, con su propia mano, el diccionario más completo, más útil, más acucioso y más divertido de la lengua española. Un día se levantó a las cinco de la mañana, dividió una cuartilla en cuatro partes iguales y se puso a escribir fichas de palabras sin más preparativos. Calculó que lo terminaría en dos años, y cuando llevaba diez todavía andaba por la mitad. “Siempre le faltaban dos años para terminar”, contaba su hijo menor. Era natural, porque María Moliner tenía un método infinito: pretendía agarrar al vuelo todas las palabras de la vida. Su marido fingía una impavidez de sabio, pero a veces medía a escondidas las gavillas de fichas con una cinta métrica, y les mandaba noticias a sus hijos. Uno de ellos, a quien le preguntaron cuántos hermanos tenía, contestó: “Dos varones, una hembra y el diccionario”.

En 1967, presionada sobre todo por la Editorial Gredos, que la esperaba desde hacía cinco años, dio el diccionario por terminado. Pero siguió haciendo fichas, y en el momento de morir tenía varios metros de palabras nuevas que esperaba ver incluidas en las futuras ediciones. En realidad, lo que esa mujer de fábula había emprendido era una carrera contra la vida.

En 1972, se presentó su candidatura en la Academia de la Lengua, pero los ínclitos académicos no se atrevieron a romper su venerada tradición machista. Ella se alegró cuando lo supo, porque le aterrorizaba la idea de pronunciar el discurso de admisión. “¿Qué podía decir yo?”, dijo entonces, “¡…si en toda mi vida no he hecho más que coser calcetines!”.

El Teatro Bretón de Logroño acogió en octubre la representación de El diccionario, enmarcada en el 34 Festival de Teatro de Logroño. Tras Sevilla, el equipo llevará la obra a Valladolid, Avilés y Bilbao.

Charito, omnipresente en mi vida, comparte mesa y mantel algunos sábados con la hija de María Moliner.