Ortocen Clínica del Pie

VisionariosLos visionarios tienen mala prensa. Y en muchos casos, con razón.

En el año 92 me uní a un grupo de colegas estadounidenses liderado por el amigo del alma el Dr. Luke Cicchinelli en Hispanoamérica, estuvimos en El Salvador y Venezuela ayudando a arreglar los pies de pacientes sin recursos confinados en regiones inalcanzables y olvidados por los suyos. Aquel grupo se llamaba Los Visionarios.

Anoche falleció en Madrid el general de División Alfonso Armada, a los 93 años de edad. Armada, nacido también en la capital, alcanzó relevancia pública en 1981, cuando se le acusó como instigador del intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, que le valió una condena a 30 años de cárcel y la pérdida de empleo en el Ejército junto a una veintena de militares y guardias civiles. Armada fue acusado de rebelión en el juicio más relevante para España en los albores de su democracia, pero murió ayer sin haber revelado jamás la identidad del «elefante blanco» ni admitir si era él.

El President Mas, entre la ensoñación y el pragmatismo, nos anuncia de que “sin el reconocimiento internacional” la independencia de Cataluña no es posible. Del mismo modo, y sin dar marcha atrás en el “proceso” asume que “habrá un momento en el que nos la tendremos que jugar”, aunque señala que hay tiempo hasta 2016, cuando acaba la legislatura.

Así se explica el presidente catalán en la entrevista-biografía “Servir a Cataluña” (Ara Llibres), donde aparte de reflexiones de tipo íntimo, profundiza en cómo avanzar hacia la secesión. En primer lugar, asume, la comunidad internacional «tiene que llegar a la conclusión de que hemos hecho todo lo posible a través de una vía de diálogo, de concertación y negociación con el Estado español. Estado al que pertenecemos desde hace siglos». «Si no te reconoce nadie las independencias son un desastre monumental», asume.

En este sentido, alerta de quienes abogan por una declaración unilateral de independencia. Al día siguiente, reconoce, “tendré que llamar al presidente del Gobierno y pedirle por favor que nos cobre los impuestos, cosa que sería el mayor acto de dependencia que puede hacer un país y un pueblo. Sería un gran rídiculo”. Por esta razón considera imprescindible ir armando lo que llama "estructuras de estado", como la Agencia Tributaria propia, instrumentos para poder funcionar como un país si llega el momento de la independencia.

Puse de título a este post el de “Los visionarios”