Ortocen Clínica del Pie

rebelionUn poco de rebelión de vez en cuando es buena cosa.

A  mi entender, hemos de vigilar “ahí dentro” de cada quien, sería bueno que indagásemos en nosotros mismos; quizás si vigiláramos dentro, y buscásemos cuáles son las influencias que nos moldean, y cuáles son las acciones externas que nos dirigen quizás para dominarnos o controlarnos, quizás entonces lleguemos a aprender que no hay que aceptar de modo automático, irreflexivo, sino que lo oportuno es “cuestionarlo todo”, investigar por doquier y vivir en el caótico estado de rebelión.

Es bueno, o a mi me lo parece, estudiar el estado global de mi propio interior, la miríada de valores contrapuestos y de valores afines pueden llegar a reunirse en un cierto “equilibrio” (el statu quo) de imprecisa duración, sin que tal equilibrio tenga que ser igualitario. Pensemos en dominadores y dominados.

Si nos salimos del entorno individual que a mi me llama, una rebelión es, la mayoría de los casos, una manifestación de rechazo a la autoridad; esto puede variar desde la desobediencia civil hasta un intento organizado y armado de destruir la autoridad establecida. Aquellos quienes participan en una rebelión, son denominados rebeldes.

Un término similar es el de sedición, que se entiende como un grado pequeño de rebelión. Conceptos o términos que tienen un contenido semántico más amplio son los de revuelta o levantamiento.

“Dios nos libre de pasar 20 años sin una rebelión”. Thomas Jefferson (tercer presidente de los EUA)

Amado lector: el grupo de rock british Status Quo, era otra cosa.