Ortocen Clínica del Pie

PecesEl día de Navidad ha sido bueno, como todos, nos hemos reunido una parte principal de la familia entorno a Charito, buenas viandas, risas, alegrías. A los postres, café y charleta, hablamos de esto y de lo otro. En algún momento una nieta ha sacado el tema, ya sabes: siempre hay algún tema espinoso… y se ha montado la tremolina. Que si tú más, que si yo menos. Alguna ha perdido los papeles de la interpretación, ha confundido los textos y han llegado los dimes y los diretes. Yo estaba siendo el objetivo, alguien exponía sus muy fundadas razones, y otro alguien las apoyaba, las refutaba o lo que fuese, según la corriente. Un bochorno para mi rostro. El día de Navidad ha sido regular, como no decía antes; a pesar de ello, sigo aquí, me mantengo e incluso veo el futuro con ilusión.

Voy a aprestar mi solitaria neurona con el fin de navegar a través de las procelosas aguas del año que comienza, en las que estaré animado, dispuesto y quizás algo cansado, pero que voy a surcar sin descanso en busca de la Paz y el Amor, esas cosas que se te acercan por la borda, y se alejan con tanta frecuencia en cada singladura.

Te dejo una preciosa nana navideña de Lola Cazalla que pone el vello, de aquella manera. A mí me ayuda a restañar.