Ortocen Clínica del Pie

San Valentin 14Catorce de febrero, toca dar algún regalito a la persona amada, o cuando menos, tener un detalle que haga del día de hoy algo diferente al de ayer.

Es genial tener a una persona amada. Es magnífico saber que alguien se preocupa por ti de un modo cotidiano. Alguien que incluso cuando te recrimina lo hace de ese modo amoroso que sólo ves en ella. Hoy no es el día del otro amor superlativo, del de la madre, eso es tema de otro post.

“Mi soledad se siente acompañada” cantaba Pablo Milanés cuando servía yo “A la Patria y al rey”, Yolanda viene a mí de cuando en cuando, cada vez que percibo mi individualidad sobre la cresta en la ola de la existencia.

La vida sigue, en realidad no creo que llegue a acabar la vida. En algún sitio aprendí que si en la tierra dejamos una semilla vivaz que el arado del tiempo ahínque por su reja, nos perpetuamos. No creo que tengamos que morir. Yo no pienso hacerlo.

Me embarga de amor sentir esa compañía, sentir tu abrigo cada mañana, no hay empresa imposible; tu entusiasmo, tu sonrisa, tu alegría.

Por eso sé que necesito tu mano, eternamente tu mano.