Ortocen Clínica del Pie

SuarezEl hijo de Adolfo Suárez anuncia un “desenlace inminente en 48 horas” en la vida de su padre.

Ha sido una comparecencia "al límite". Al límite de los sentimientos y de la conciencia de un momento histórico. Adolfo Suárez Illana, el hijo de Adolfo Suárez, el primer gran presidente de la democracia y protagonista, junto al Rey, de la Transición española, certificaba un desenlace "inminente" en la larga enfermedad de su padre. Sólo al final de su intervención, rompía a llorar. Y de súbito, en medio de una atmósfera cargada de emotividad, los periodistas -convocados apenas 40 minutos antes- rompían también... a aplaudir.

"Acabo de hablar con Su Majestad el Rey y con el presidente del Gobierno para comunicarles que pese a la mejora de la neumonía en estos días, el proceso neurológico se ha complicado en las últimas horas", informaba un Suárez Illana aún entero, que agradecía la atención y discreción de los medios de comunicación en estos "11 años de enfermedad" y el apoyo "diario" de "Su Majestad".

"No supera las 48 horas, aunque está en manos de Dios", ha dicho, al tiempo que ha desvelado que los últimos días de vida de Suárez están siendo "felices", rodeados por su familia. "Le vamos a apoyar para que no tenga ningún tipo de sufrimiento y vamos a dejarle ir en paz".

El hijo mayor de Suárez ha comparecido ante la prensa, a la que había convocado a las 11 de la mañana en la clínica Cemtro de Madrid, donde el duque de Suárez se encuentra hospitalizado desde el pasado lunes debido a una infección respiratoria "considerada habitual en el proceso de enfermedad que padece", según informó en aquel momento la familia. Muy emocionado durante toda su comparecencia, Suárez Illana ha roto a llorar después de haber trazado unas pinceladas sobre su padre y su relación con Don Juan Carlos: "Gracias al Rey, mi padre pudo hacer lo que más le gustaba en un momento único en la Historia de España".

"Ya ven que estoy al límite. Va muy rápido y puede ser más rápido de lo que esperamos", ha dicho el primogénito del expresidente antes de abandonar entre lágrimas su comparecencia ante los medios.

El expresidente se encuentra ingresado en una habitación de la primera planta de la clínica, rodeado de sus tres hijos, Adolfo, Javier y Sonsoles.

Surez