Ortocen Clínica del Pie

AOS 50Tanto si de hongos en los pies, como de juanetes o talones doloridos estamos hablando, habría que quitarse las medias para seguir haciéndolo.

Ante cualquier visita a su podólogo en Ortocen, le agradeceremos que acuda sin esmalte en las uñas.

Cuando se trata de su salud, no seguir este consejo podría convertirse en un error importante. Coméntenos cualquier cambio en sus pies, ya sea en la piel, las uñas, o incluso diga cómo los siente, ello puede revelar el primer signo de un problema de entidad.

"Nuestros pies son la primera parte que va a afectarse por los problemas de los nervios, porque son los más alejados del corazón y de la columna vertebral". Otra razón más para no pasar por alto los pies es que se encuentran rápidamente comprometidos cuando nuestros cuerpos reciben una amenaza, puesto que mandamos sangre a los órganos internos y al cerebro antes de hacérselo a las extremidades.

Hoy repasamos aquí lo que podría acecharnos tras las preocupaciones más comunes de los pies. Si usted, amigo lector, ve algo familiar en la lista, lo mejor será buscarse la revisión de su podólogo antes de intentar cualquier tratamiento.

1. Pies o dedos de los pies sin vello

¿Qué puede significar?: Importantes problemas circulatorios.

Claro, es un fastidio en la temporada de sandalias, pero el encontrarse pelo en los dedos es una buena cosa. Su ausencia repentina podría significar que sus pies no están recibiendo suficiente flujo sanguíneo para mantener el crecimiento del cabello. El podólogo podrá verificar estos términos mediante una sencilla e indolora prueba que confirme el pulso sanguíneo en sus pies; es decir, si el corazón está siendo capaz de bombear sangre suficiente hasta allí.

2. Calambres frecuentes en los pies

Lo que podría significar: Deshidratación y deficiencias nutricionales.

Los calambres que ocurren al azar son frecuentes. Ellos pueden ser tan graves como los problemas de circulación y de inervación, o tan inofensivos como una puntual deficiencia de la nutrición. Si usted está haciendo ejercicio, asegúrese de beber mucha agua, ya que la deshidratación a menudo desencadena calambres musculares. También puede intentar un incremento en su consumo de potasio, magnesio y calcio (con el visto bueno de su médico, por supuesto), ya que su deficiencia harían más probables los calambres." Para el alivio autónomo, introduzca los pies en un baño caliente y estire los dedos de los pies hacia su nariz, y no apuntando hacia la planta”. Si los calambres no dan tregua, consulte a su médico quien realizará las pruebas que descarten problemas de origen circulatorio o nervioso.

3. Una llaguita o grieta que no se cura

Podría significar: Diabetes o cáncer de piel Las pequeñas heridas machaconas u obstinadas son avisos de la diabetes. Los niveles de glucosa en sangre no controlados pueden conducir a daños en los nervios hasta el fondo de sus pies, lo que significa que cualquier corte, úlcera o raspadura puede ir y venir sin que ni siquiera llegue a sentirla. Y si se infecta, los casos más graves pueden invitar a la amputación.

Una herida que no cura también puede ser un signo de cáncer de piel. El melanoma puede aparecer en cualquier parte de nuestro cuerpo, incluso entre los dedos, así que asegúrese de incluir sus pies en el chequeo regular de la piel.

4. Pies siempre fríos

¿Por qué preocuparnos?: Hipotiroidismo

El hipotiroidismo es la causa más común de que los pies no puedan entrar en calor. Y si una/uno tiene más de 40, podría usted estar viviendo “junto a” un tiroides lento, sin tan siquiera saberlo. Por desgracia, los pies fríos son el más pequeño de sus problemas, el hipotiroidismo también puede desencadenar la pérdida del cabello, fatiga, aumento de peso inexplicable, y depresión. Consiga que sus pies se sientan de nuevo calentitos, diríjalos a su médico en busca de un simple análisis de sangre, y usted comenzará a sentir su calentamiento poco después de haber comenzado la medicación diaria.

5. Dedo gordo hinchado repentinamente

¿Y esto, qué es?: Tema inflamatorio, quizás  gota

"La súbita aparición de enrojecimiento, inflamación y dolor en la articulación del primer dedo necesita atención inmediata”. En Ortocen valoramos la posibilidad de: la gota, la artritis inflamatoria, la infección o a consecuencia de traumatismo.

6. Juanetes

Lo que podría significar: la estructura del pie está defectuosa; en ocasiones, es algo heredado

Si pensaba que sus juanetes iban a haber sido causados ​​exclusivamente por un armario lleno de magníficos zapatos (siempre restrictivos y a menudo dolorosos), puede dejar de culpar a la zapatería. Los juanetes son en realidad la señal de una distribución defectuosa en los huesos del pie, que a menudo se hereda y simplemente resulta agravada por unos zapatos inadecuados. Le vamos a contar que “el principio del primer dedo se dirige hacia la línea media del cuerpo, mientras el dedo se acopla como puede en el zapato, dejando a la vista el bulto que le acolecha (término de origen cántabro en desuso, que usaba mucho mi abuela y significa “enfada”). Puede ser doloroso y feo, pero la única manera real de corregirlo es mediante cirugía, que en Ortocen, usted entrará andando para salir sin el problema, y caminando”.

7. Dolor en el talón

Lo que podría significar: La fascitis plantar

No se puede confundir, “es ese dolor agudo en la parte inferior del talón cuando se levanta de la cama, o al incorporarse de una silla”. Se trata del origen del ligamento que soporta nuestros arcos del pie. Quizás nos apareció por utilizar calzado demasiado apretado en una caminata, marchar en chanclas o usar zapatillas de correr viejas; cuanto más lo dejemos, más va a tardar en curarse. Nosotros en Ortocen, comenzamos indicándole una tabla de estiramientos, le sugeriremos atenúe el entrenamiento deportivo, o que se salte esa competición que estaba preparando, también podemos plantearle que use unas plantillas ortopédicas que controlen el arco longitudinal interno, y al final de la perspectiva conservadora, si llega a ser necesario, infiltraciones.

8. Piel descamada y con picor

¿Qué podría significar?: Infección por hongos

Incluso si usted nunca se puso un chándal de atletismo en su vida, todavía podría estar caminando por ahí con pie de atleta (el eufemístico término que damos para una infección causada por hongos; cuando, además, sólo nosotros sabemos que estos hongos son microbios y no pequeñas setas raras…).

La picazón y la descamación, pueden tratarse mediante la aplicación de una crema anti-hongos y mantener los pies lo más fresco y secos posible durante el día. Si usted está libre del hongo, podría estar sufriendo un eczema o  psoriasis, ambas afecciones las determinará su podólogo que tomará una muestra de su piel, sin daño alguno para usted.

9. Uñas amarillas

Podría significar: Hongo, traumatismo inadvertido, o pedicura excesiva

¿estamos viéndolo de color amarillo cuando miramos hacia abajo? ¡No se vuelva loca!, especialmente si usted ha estado usando esmalte de uñas sin descanso durante meses. "El amarilleo también puede presentarse de forma natural con la edad (siempre estamos con lo mismo, je je)". Si se acompaña de fragilidad o descamación, es probable que usted esté teniendo una infección por hongos, semejante al pie de atleta.