Ortocen Clínica del Pie

bacterias intestinalesHemos leído para ti …

Una reducida variedad de los microbios del intestino (microbiota) se relaciona con la obesidad y otros problemas de salud, mientras que una diversidad más elevada está asociada con un perfil metabólico favorable y la respuesta del sistema inmunológico. Según concluye una nueva investigación, el ejercicio parece aumentar esa diversidad bacteriana en el intestino.

Los autores de este trabajo, publicado en “British Medical Journal”, analizaron las heces y muestras de sangre de 40 jugadores de rugby profesionales de un riguroso programa de entrenamiento para evaluar el tipo de microbiota alojado en sus intestinos. Sus muestras se compararon con las de 46 hombres sanos que no eran atletas profesionales, pero con tamaño físico y edad similares a los jugadores de élite.

La mitad del grupo de comparación tenía un índice de masa corporal (IMC) normal de 25 o menos; y la otra mitad, un alto índice de masa corporal de 28 o más. Todos los participantes del estudio completaron un cuestionario de frecuencia de alimentos que detalló cuánto y con qué frecuencia habían comido 187 productos en las cuatro semanas precedentes y se les preguntó sobre su nivel normal de actividad física.

A pesar de tener niveles significativamente más elevados de creatina quinasa (CK), una enzima que indica daño muscular o de tejido, los atletas presentaban menores niveles de marcadores inflamatorios que cualquiera de los hombres en el grupo de comparación. También poseían un mejor perfil metabólico que los hombres con un IMC alto.

Además, los deportistas profesionales presentaban rangos más amplios de microbiota intestinal que los hombres con los que se les comparó, particularmente frente a aquellos con un IMC alto. Los números de distintos tipos de microbios (taxones) también fueron superiores, de forma que registraban, por ejemplo, proporciones significativamente mayores de 48 taxones que los hombres con un IMC alto y de 40 taxones que los hombres con un IMC normal.

En particular, tenían proporciones mucho más altas de “Akkermansiaceae”, una especie de bacteria que se sabe que está vinculada con menores tasas de obesidad y trastornos metabólicos asociados. El análisis de los hábitos alimentarios de los participantes mostró que todos los jugadores de rugby comieron más de todos los grupos de alimentos.

La proteína estaba mucho más presente en su ingesta de energía (22%) que en el grupo de hombres con el que se les comparó (15-16%). La carne y los productos cárnicos componían la mayor parte de ese consumo, además de que también tomaban muchos suplementos de proteína y comían más frutas y verduras, pero muchos menos aperitivos que sus contrapartes.

"Nuestros hallazgos indican que el ejercicio es otro factor importante en la relación entre la microbiota, la inmunidad del huésped y el metabolismo, con la dieta jugando un papel importante", concluyen los autores. "La comprensión de la compleja relación entre lo que elegimos comer, los niveles de actividad y la riqueza de la microbiota intestinal es esencial", escribe en un editorial relacionado la doctora Georgina Hold, del Instituto de Ciencias Médicas de la Universidad de Aberdeen, en Escocia.

bacterias int