Ortocen Clínica del Pie

menopausiaobesidad

Una encuesta refleja el poco seguimiento de la dieta mediterránea y el importante consumo de suplementos alimenticios

El estudio objeto de este “post” ha desvelado que el 48,3% de las mujeres menopáusicas presentan sobrepeso u obesidad. Además, el 67,40% de las encuestadas no sigue la dieta mediterránea, a pesar de los beneficios demostrados que puede tener en esta etapa de la vida, mientras que el 32,10% la sigue pero podría mejorar.

“Esto es un problema de primer orden en nuestra sociedad, y en especial entre las mujeres en etapa peri-menopáusica y post-menopáusica”, ha destacado el Vocal nacional de Alimentación del Consejo General de Farmacéuticos,Aquilino García. “En obesidad infantil, por ejemplo, estamos a la cabeza junto a Grecia. Es un problema instalado en todos los niveles de nuestra sociedad”.

Para Aquilino García esto es un hábito por corregir, ya que una alimentación y unos hábitos de vida saludables “ayudarían a evitar un gran número de mujeres contraer osteoporosis, reumatismos, o enfermedades psiquiátricas, y por tanto contribuirán a mejorar sus condiciones de salud”.

Según la encuesta realizada por 2.500 farmacéuticos de farmacias de toda España, la aparición de la menopausia se sitúa en los 49,3 años de edad. El estudio, realizado a casi 9.000 mujeres en edad climatérica, busca conocer y valorar el impacto del climaterio así como los hábitos de esta población específica y su relación con el envejecimiento.

Si tenemos en cuenta que la esperanza de vida de las mujeres españolas es de 82,9 años de edad, y se calcula que en 2020 será de 85,1 años, se deduce que las mujeres españolas vivirán una media de 30 años en edad climatérica. Por tanto, el quinto estudio del Plan de Educación Nutricional por el farmacéutico (Plenufar), ha querido asesorar a las mujeres en el manejo de los complementos alimenticios, minimizar riesgos, y valorar y detectar sus hábitos y deficiencias alimentarias.

De la fertilidad a la vejez

El estudio también incide en los problemas asociados con los problemas de salud propios del paso de la fertilidad a la vejez, pues pese a que un gran número declara tener un alto nivel de calidad de vida de forma subjetiva, más de la mitad reconocieron padecer alguna patología crónica, destacando la hipertensión arterial en un 21,6% de los casos, mientras que el 16,3% dice tener problemas de salud altos o graves. Los problemas y síntomas más recurrentes son sofocos, sudoración, sequedad en la piel, retención de líquidos o problemas de sueño.

Por otra parte, más de la mitad de las mujeres, el 51,7%, reconoce tomar suplementos y complementos nutricionales, en especial calcio, vitamina D o soja, para prevenir la aparición de síntomas asociados a la menopausia. Además, las mujeres ex fumadoras corresponden al 25,9% de las encuestadas, mientras que el 21,4% se declaran fumadoras, lo que desde el punto de vista sanitario supone un importante constituyente de riesgo en las enfermedades cardiovasculares y cáncer.

menopausiaobesidad link