Ortocen Clínica del Pie

entereza 1Entereza y buen ánimo frente a la discapacidad

El británico Miles Hilton-Barber empezó a perder visión a la edad de 21 años por causa de una enfermedad genética, y en sólo nueve años se quedó completamente ciego.

Para afrontar esta dura circunstancia, Hilton-Barber decidió convertir su historia de vida en un ejemplo de superación, de modo que su experiencia sirviera a otras personas con discapacidades para afrontar con entereza y buen ánimo las dificultades con las que se miden a diario los integrantes de dichos colectivos. El principal ámbito desde el que Miles ha desarrollado esta labor ejemplar (en ocasiones imbricada con la recaudación de fondos para diferentes causas benéficas) es el de los deportes de aventura, un terreno tradicionalmente difícil para cualquier persona.

Un hombre récord

La primera sinergia entre la aventura y el impulso a la inserción social de las personas con discapacidades promovido por Hilton-Barber se produjo en 1999, cuando, a sus cincuenta y cuatro años de edad, el británico completó con éxito la más dura de las rutas a pie del calendario internacional: la Maratón des Sables, que comprende una travesía de 240 kilómetros a través del desierto del Sáhara a temperaturas de hasta 48 grados centígrados.

Sólo un año después, Hilton-Barber acometió un reto aún mayor en compañía de su inseparable guía y amigo Jonathan Cook, y se convirtió en la primera persona invidente en alcanzar una altura de 5.334 metros en su ascenso al Kilimanjaro, la montaña más alta de África. SYDNEY.

Todavía en el año 2000, remataría su póquer de hazañas con el ascenso al europeo Mont Blanc y con su travesía de 400 kilómetros a través de la Antártida. Entre 2001 y 2002, Miles Hilton-Barber tomó parte en pruebas tan inclementes como un ultramaratón de once días a través de China (en el que cruzó una porción del desierto de Gobi y escaló una montaña tibetana de 3.650 metros de altura), el ascenso al Ben Nevis, el pico más alto del archipiélago británico, o una travesía de 200 kilómetros que cruzó el desierto de Qatar y le convirtió de nuevo en un hombre récord. En 2003, Miles formó parte del conocido proyecto Around the World in Eighty Ways, una vuelta al mundo de 93 días de duración en que una expedición de tres aventureros con discapacidades cruzó un total de 15 países en una circunvalación de más de 60.000 kilómetros a bordo de 80 medios de transporte diferentes.

La entusiasta acogida por parte del público y de los medios de este último proyecto en favor de la inclusión favoreció el nombramiento de Miles Hilton-Barber como Persona del Año en el ámbito del deporte alternativo, un prestigioso galardón otorgado con carácter anual por la cadena británica BBC Radio 5.

entereza 2Volar a ciegas

Para Hilton-Barber este año fue, sin duda, decisivo, pues en 2003 también inició su imparable historial de hazañas aéreas, convirtiéndose en el primer piloto invidente en cruzar el Canal de la Mancha a bordo de un avión ultraligero. Y sólo un año más tarde fue el primer británico en alcanzar una altura de 6,19 kilómetros en una aventura de máximo riesgo, en que las temperaturas de 55 grados bajo cero llegaron a congelar sus instrumentos de cabina. Pero su mayor logro aeronáutico fue la ruta de 21.500 km entre Londres y Sydney que, por espacio de 55 días, realizó en 2007 a bordo de un ultraligero, un hito sin precedentes que fue posible gracias a una tecnología punta de pilotaje por voz y a la inestimable ayuda de su copiloto, Richard Meredith.

En paralelo a estas aventuras de altura, Hilton-Barber también ha protagonizado en los últimos años retos deportivos de buceo, rappel o bobsleigh, disciplinas sin secretos para un aventurero que ha cimentado su carrera en planteamientos tan brillantes como éste, recogido en su página web personal: “Los únicos

límites que existen en nuestras vidas son los que nosotros mismos aceptamos”.

Me gustaría saber seguir este ejemplo, un abrazo.