Ortocen Clínica del Pie

auto examenLos profesionales de la Medicina deberían dejar de decir a los pacientes diabéticos con discapacidad visual que pidan a sus amigos y familiares les examinen sus pies, debido a que "la mayoría de la gente no quiere hacer tal cosa ...", dice un experto en el campo.

Mientras que la detección temprana de la enfermedad neuropática es vital, especialmente en estos pacientes de alto riesgo, pedirles que soliciten la ayuda de otras personas para sus inspecciones del pie es una "actuación infructuosa", dijo la doctora en Medicina Ann Williams, profesora asociada de investigación en el Frances Payne Bolton School of Nursing, de la Universidad Case Western Reserve, Cleveland, Ohio, EUNA.

La doctora Williams presentó un póster que detalla su investigación sobre este tema en la reunión de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes 2014 (European Association for the Study of Diabetes 2014 Meeting.) Ella y su equipo llevó a cabo un proyecto piloto destinado a enseñar a los pacientes diabéticos con discapacidad visual cómo llevar a cabo los exámenes de sus propios pies.

En otra sesión de pósteres, investigadores del Reino Unido han tratado de identificar las principales barreras para el examen del pié diabético en su propio hospital.

Aunque el Instituto Nacional del Reino Unido para la Excelencia Clínica, United Kingdom`s National Institute of Clinical Excellence (NICE) ha recomendado que a todos los pacientes diabéticos se les haga un exploración de los pies dentro de las 24 horas de cualquier ingreso en el hospital, en realidad ello sólo ocurre en menos del 38% de estos casos, de acuerdo con una auditoría nacional de 2013, de la que informó el doctor en Medicina Andrew J. Welch, del hospital de Basingstoke, Reino Unido.

Y en una encuesta en su propia institución, el doctor Welch y sus colegas fueron capaces de mostrar una tasa aún más baja, de sólo el 13% de los pacientes diabéticos que consiguiesen su exploración de los pies dentro de las 24 horas siguientes a su ingreso. A raíz de esto, se efectuaron una serie de intervenciones entre el personal del hospital, tales como pegatinas recordatorias y sesiones educativas, lo que resultó en la mejora de las tasas de examen de los pies.

Proyecto piloto para el auto examen del pie en discapacitados visuales

Los pacientes a menudo se avergüenzan de pedir a los demás que toquen sus pies, o son reacios a pedir otro "nuevo favor" a las personas de las que ya dependen para tanta ayuda, explicó la Dra. Williams. Por lo tanto, diseñó su proyecto piloto, en el que un grupo de 52 pacientes diabéticos con discapacidad visual fueron asignados al azar, tanto a un grupo experimental como a otro de comparación, de atención a los pies.

auto examen 1Ambos grupos recibieron formación integral de autogestión en diabetes, con énfasis en la atención de los pies; también se les instruyó en que llamasen a un  podólogo participante en el estudio si llegaran a encontrar nuevos problemas en los pies.

Además, al grupo experimental se le enseñó a realizar exámenes diarios de los pies por sí mismos, confiando en sus propios sentidos del tacto y el olfato para tratar de identificar los cortes, hinchazón, calor, u otros cambios, incluyendo los olores inusuales del pie. El grupo de comparación recibió instrucciones de pedir ayuda a alguien que realizase una inspección ocular de sus pies todos los días (atención habitual).

Después de 6 meses, ambos grupos de auto-reportaron promedios similares de exámenes de los pies al mes, alrededor de 22. Pero la capacidad de seguir la guía de estudio fue muy diferente para los 2 grupos.

En el grupo experimental, la mayoría de los participantes realizaron sus exámenes no visuales por sí mismos en la mayoría de los días. Pero en el grupo de comparación, muchos de los participantes rara vez o nunca pidieron a otros que examinase sus pies. En su lugar, hicieron sus propios auto-exámenes sin haber recibido ningún tipo de educación para el cribado.

Los pacientes del grupo experimental encontraron más problemas nuevos en el pie,  sobre todo enfermedad en etapa temprana, junto con úlceras reales, en comparación con los del otro grupo. Además, los participantes a los que se les enseñase a auto-explorarse  informaron de hallazgos en los exámenes de los pies muy aceptables.

Durante la presentación del póster, algunos expertos se preguntaron si los pacientes con diabetes que ya padecían la discapacidad visual, tendrían suficiente sensación táctil para examinar adecuadamente sus propios pies. La doctora Williams dijo que había desechado a tales pacientes para este estudio piloto, y agregó que el sentido del olfato seguía siendo un potente predictor de la enfermedad en el pie.  

Uno de los pacientes, dijo ella, detectó un olor asqueroso cuando retiraba un calcetín e inmediatamente se dirigió al podólogo, quien encontró una pequeña pero agresiva infección debajo del dedo gordo de su pie. La capacidad del paciente para reconocer un problema potencialmente importante, en lugar de simplemente tratar de quitar el olor, puede haber impedido una amputación, concluyó.

La intervención, la enseñanza habitual en los hospitales, ayudará

Mientras tanto en el Reino Unido, el doctor Welch y su equipo encuestaron a médicos y algunos otros trabajadores de la salud en su hospital para identificar barreras a los exámenes de los pies. Tuvieron una tasa de respuesta del 70%: 51% de los que respondieron fueron los médicos residentes, el 30% eran consultores, y el 9% fueron estudiantes de Medicina o enfermeros de diabetes.

De los encuestados, el 96% creían que los exámenes de los pies de los pacientes diabéticos eran importantes, pero sólo el 56% confesaron que ellos los hacían de manera rutinaria.

El estudio identificó una serie de barreras a los exámenes de los pies, incluyendo la falta de tiempo (86%), el olvido (68%), la falta de formación (56%), el olor de los pies (16%), y la fobia al pie (11%).

En la encuesta, el 69% admitió que examinaban a menos de la mitad de sus ingresos y el 94% examinó a menos de la mitad del calzado de los pacientes. Además, el 10% de los encuestados indicó que el examen de los pies de los pacientes no era su responsabilidad.

Al personal del hospital también se le preguntó lo que ellos consideraban los mayores factores de riesgo para el desarrollo de las úlceras del pie diabético, y el 80% identificó al mal control del azúcar en sangre como una causa. Otros factores de riesgo resaltados en la encuesta fueron el calzado inadecuado (60%), la neuropatía periférica (54%) y la enfermedad vascular periférica (49%).

A raíz de las intervenciones que efectuaron, el cumplimiento aumentó de sólo un 13% de los pacientes diabéticos que lograsen un examen de los pies dentro de las 24 horas hasta el 53%.

"Las simples intervenciones locales tienen el potencial de aumentar significativamente el cumplimiento de los exámenes de los pies. La enseñanza regular dentro del hospital, debería ser más ampliamente disponible en la forma de cursos de refresco para el personal sanitario ", concluyeron.

auto examen