Ortocen Clínica del Pie

Valverde de JcarHerencia millonaria para los estudiantes de Valverde de Júcar, Cuenca

    • Virginia Pérez Buendía ha legado su capital para que los estudiantes valverdeños puedan cursar sus estudios independientemente de su situación económica.
    • El testamento se daba a conocer la pasada semana en la Casa de Cultura de la localidad y ya se está trabajando en la redacción de los estatutos que regirán la Fundación Pérez Buendía.

    • La previsión del alcalde es que la convocatoria de becas estará lista para el próximo curso

Colaborar con las familias de Valverde de Júcar para que sus hijos puedan estudiar sin que las dificultades económicas supongan un impedimento. Es la última voluntad de Virginia Pérez Buendía, natural de esta localidad conquense, que fallecía el pasado mes de septiembre en Madrid, a los 86 años.

La lectura del testamento tuvo lugar en la Casa de Cultura de la localidad. Una muestra, dicen, del cariño que profesaba a su tierra. “No tenía un excesivo contacto con los vecinos”, señala el alcalde Pedro Esteso, “pero sí un gran apego a Valverde, donde pasaba largas temporadas ocupándose directamente de su explotación agraria y ganadera” . 

Para canalizar estas becas de educación, cuyas cuantías dependerán de la situación económica de cada familia, el primer paso es la creación de la Fundación Pérez Buendía. Está constituida por tres albaceas (el párroco, el juez de paz y el alcalde) y cinco personas que se sitúan al frente de una comisión de seguimiento (un maestro, un agricultor, un comerciante, un asalariado y un industrial).

El alcalde de Valverde de Júcar, ha señalado que ya se está trabajando en la redacción de los estatutos, por lo que una vez estén inscritos en el Registro de Fundaciones de C-LM, se realice la catalogación de bienes y se obtengan los poderes notariales correspondiente para la apertura de cuentas, la Fundación podrá comenzar a trabajar.

Los requisitos para ser beneficiario es que los destinatarios sean nacidos y residentes en Valverde de Júcar. Según deseo de la propia benefactora, la cuantía será directamente proporcional a las notas de los estudiantes, pero sobre todo se tendrá en cuenta la renta familiar a la hora de hacer la concesión de ayudas. 

Esteso destaca que según se establece en el testamento, el 85 por ciento de lo que produzcan los bienes de la finada, así como las acciones en las que tiene invertido buena parte de su fortuna se destinará a la concesión de becas, mientras que se destinará un 10 por ciento a los gastos de mantenimiento de la institución, y un 5% a la gestión administrativa.