Ortocen Clínica del Pie

Esguince tobillo¿Es la fractura de tobillo en los ancianos la nueva fractura de cadera? Las fracturas de cadera en adultos mayores se han relacionado a menudo con las altas tasas de mortalidad, y un estudio reciente sugiere que lo mismo puede ser cierto cuando hablamos de las fracturas de tobillo, dado que están en juego algunas de sus mismas variables.

Los problemas de salud ya presentes, las complicaciones relacionadas con la cirugía, la inmovilidad y las limitaciones de la rehabilitación son factores que contribuyen en las tasas de mortalidad entre los adultos mayores, más allá de la cirugía de cadera y tobillo. Por ejemplo, los pacientes ancianos con fractura de tobillo y múltiples problemas médicos son vulnerables a la trombosis venosa profunda y la embolia pulmonar después de períodos prolongados de descarga.

Entre los 11 pacientes mayores de 60 años que habían sufrido fracturas de bajo consumo (se definen como fracturas de bajo consumo o low energy falls, a las caídas a nivel del suelo, desde las posiciones de sentado o en pie) y fueron tratados en el College of Medicine´s Department of Orthopaedic  Surgery and Rehabilitation en Jacksonville, de la Universidad de Florida, más de una cuarta parte de ellos  fallecieron en menos de tres meses. (27,2%)

Pero un estudio recogido en la publicación electrónica del Journal of Foot and Ankle Surgery, en diciembre de 2014, también encontró que el 81,81% de los 11 pacientes tenían tres o más comorbilidades médicas, como hipertensión, diabetes, enfermedad arterial coronaria, insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, o una combinación de estas circunstancias señaladas.

"Por lo general, estos pacientes están, de hecho, más enfermos en el momento de la presentación", dijo el autor principal del estudio William Peyton Toole, MD, cirujano ortopédico de la Universidad de Florida.

Además de las comorbilidades que ponen en peligro a los pacientes, la pérdida de la movilidad y la condición de tener el miembro en descarga, impiden el proceso de curación, dijo Christy M. King, DPM, cirujano asistente de pie y tobillo de la Bahía de San Francisco.

"Puede ser que mantenerlos en descarga ocasione una rápida disminución de su condición física y que ello haga la batalla mucho más difícil de combatirse cuando están reorganizándose", dijo King. "Esto puede contribuir tanto al riesgo de mortalidad como al de las comorbilidades."

Los podólogos y los fisioterapeutas se dan cuenta de los riesgos asociados con las fracturas de cadera, por lo que tratan de lograr que los pacientes se levanten de la cama y comiencen a moverse tan pronto como sea posible, tras la cirugía, señaló King.

"Quizá sea el momento para que los cirujanos de pie y tobillo reflexionen adelantar la carga en nuestras poblaciones de alto riesgo", dijo.

Aunque las complicaciones relacionadas con la cirugía contribuyen al riesgo de mortalidad, en la actualidad no existe ninguna  otra opción de tratamiento, en particular con la fractura abierta de tobillo, la cual normalmente demanda una reducción abierta y su fijación interna para realinear el hueso fracturado.

En este estudio, todas las fracturas de tobillo fueron el resultado de caídas de baja energía, es decir, desde las posiciones de sentado o en pie. Un paciente, señaló Toole, había sufrido una fractura abierta de tobillo al levantarse después de usar el inodoro. Los resultados del estudio ofrecen más evidencias de la necesidad  de prevenir las caídas en los mayores.

"Estos pacientes sufren lesiones ruinosas y potencialmente catastróficas por caídas de baja energía", dijo Toole. "refiriéndonos al asunto de las casas inteligentes, creo que este estudio proporciona mayor credibilidad para la prevención de caídas en la población de edad avanzada." Una casa inteligente permite a sus ocupantes controlar la iluminación, la calefacción y los dispositivos electrónicos de forma remota por teléfono u ordenador.

King aceptó que la seguridad y la prevención de la caída deberían ser de capital importancia para ayudar a los pacientes en evitar este tipo de lesiones de bajo consumo.

"El entrenamiento de la marcha es importante, y asegurarse de que los pacientes están protegidos cuando cargan con un andador o dispositivo de ayuda, también lo es", dijo.

También hizo hincapié en que, ya que es más difícil prevenir las caídas en pacientes con demencia, estos pacientes necesitan mayor atención.

"Es importante contar con asistentes alrededor de ellos que ayuden a vigilar a estos pacientes para que no se levanten confundidos y se lesionen a sí mismos", dijo.

La reducción de la obesidad en los adultos mayores también puede ayudar a prevenir las caídas, dijo King. Se cree que la densidad mineral ósea sea mayor en los individuos obesos que en sus homólogos de peso normal, pero el porcentaje de la masa corporal magra es menor en los pacientes obesos, por lo que la densidad mineral ósea relativa, será también inferior; esto puede aumentar el riesgo de fracturas por fragilidad del tobillo en el anciano, dijo. En el estudio JFAS, el IMC promedio fue 35.93, lo que se considera obesidad grave.

Toole planea llevar a cabo una investigación ampliada, con datos obtenidos a partir de múltiples centros médicos en los Estados Unidos de América.

"Esperamos poder estudiar mejor las asociaciones con determinados problemas médicos, riesgos, etc", dijo.

BIBLIOGRAFÍA

Toole WP, Elliott M, Hankins D, et al. Are low-energy open ankle fractures in the elderly the new geriatric hip fracture? J Foot Ankle Res 2014 Dec 5. [Epub ahead of print]

Lynde MJ, Sautter T, Hamilton GA, Schuberth JM. Complications after open reduction and internal fixation of ankle fractures in the elderly. Foot Ankle Surg 2012;18(2):103-107.

Esguince tobillo