Ortocen Clínica del Pie

42 congreso nacionalDesde que nos colegiamos  en 1980, venimos participando de esta reunión anual de todos los que compartimos oficio relativo a la salud del pié.

Seis meses transcurridos desde mi infarto, un hito en la recuperación, otra prueba de control sobre mi cabeza. Me reiteró la invitación la Secretaría del Congreso cuando aún me encontraba en brazos de los médicos del Clínico. Mucha ilusión me hizo oír “Haz lo que quieras, mantenemos la oferta mientras no nos digas que renuncias a venir, si te apetece, aquí tienes tu tiempo reservado, y si en el último momento decides que no puedes… lo anulamos”. Precioso y enternecedor detalle. Yo estaba denostado por la enfermedad y al tiempo excitado por la oportunidad de continuar asistiendo a nuestra reunión anual de los podólogos desde mis comienzos.

Subí, conté, recibí preguntas, aplausos, sonrisas… increíble. No voy a olvidar esto.

Disfruté; reuniones con amigos de siempre, comidas deliciosas de sobremesas infinitas.

Tom Chang, amigo desde mis comienzos en Tucker, fue uno de los más renombrados conferenciantes extranjeros. Fue un placer añadido departir con él sobre nuestra trayectoria; además me encumbró permitiendo le tradujese sus comunicaciones, labor que me sirvió muchísimo para poner a prueba mi cabeza, lo hice, no se quejó nadie de ello…¡Éxito de mi recuperación!.

La asistencia al congreso se vio afectada  por la crisis y esas basuras. Yo, al cabo, genial.

De nuevo, os agradezco el apoyo y cariño que me habéis ofrecido; continuaré intentando estar a la altura de vuestra confianza.