Ortocen Clínica del Pie

puesta de solSi bien es cierto que un día te amé con locura, también es cierto que te olvidé en mi cordura.

Si bien es cierto que un día lloraba por estar junto a ti, también es cierto que ahora río por no traer esa desgracia a mí.

Si bien es cierto que pasé noches viendo morir estrellas... también es cierto que vinieron amaneceres trayéndome esperanza.

Si bien es cierto que te precisaba como aire para respirar... también es cierto que solo asfixiabas mi existir.

Si bien es cierto que mi manos anhelaban tu piel... también es cierto que vinieron otras a saciar mi sed.

Si bien es cierto que un día tus besos me dieron vida... también es cierto que tu distancia mató el amor que por ti sentía.

Si bien es cierto que estaba triste por tenerte en palabra... ahora te confieso que soy feliz porque de todo esto ya no quedó migajas... ni rastro, ni nada.

(L èspoir)