Para podólogos

Imprimir

Plasma rico en plaquetas

Escrito por MG. Publicado en Aún hay más

prp 4¿PUEDE TENER UN IMPACTO PARA LA FASCITIS PLANTAR?

El pasado día  27 de octubre de 2012 asistí, en la Facultad de Veterinaria de Murcia, a la segunda reunión de la Fundación García Cugat, volcada en la Investigación en Terapias Biológicas, y en concreto en la aplicación de plasma rico en plaquetas y factores de crecimiento (PRPFC). Es muy de agradecer la transparencia y puesta en común de trabajos de investigación “en curso”, incluso facilitando resultados preliminares. También debo elogiar la estrecha relación entre veterinarios y médicos, sin duda en muchas ocasiones la labor de los veterinarios con sus animales de experimentación les sitúa como arietes en la conquista de conocimientos en Biología.

prp 3El empleo terapéutico de los componentes de la sangre, en su totalidad (la denominamos “sangre completa”), de cada uno de los elementos por separado tras centrifugación (concentrados de hematíes o plaquetas), o obtenidos tras procesos más complejos como la plasmaféresis o filtrado selectivo que permite la extracción de anticuerpos. En administración autóloga o heteróloga, han dado respuesta a muy diferentes cuadros fisiológicos, en la razón a los conocimientos científicos y avances tecnológicos.

Desde mediados del pasado siglo se realizaron millones de autovacunas y en la séptima década se introdujo la técnica de ozonificación de la propia sangre. Estos procedimientos dan paso a la aplicación del (PRPFC) con la evidencia científica de una eficacia muy superior ante las mismas indicaciones.

Recientemente ha llegado a mis manos un artículo del podólogo David J. Soomekh, DPM sobre el tratamiento de la fascitis plantar con plasma rico en plaquetas (PRP) y quisiera compartir con mis compañeros de lengua hispana sus propuestas.

El plasma rico en plaquetas (PRP) se ha utilizado durante décadas en diferentes disciplinas médicas y recientemente se ha mostrado prometedor en el tratamiento del dolor del talón o talalgia. El Dr. Soomekh describe cómo introduce el PRP en sus tratamientos para la fascitis plantar crónica y ofrece el procedimiento de recolección y de administración del PRP.

La fascitis plantar es la causa más comúnmente diagnosticada de dolor en el talón y afectará a cerca de 1 millón de personas cada año. La fascitis plantar ha sido objeto de una gran cantidad de estudios durante varias décadas. Con los años, se ha visto reducida las causas etiológicas de la enfermedad y las opciones mas eficaces de tratamiento. El objetivo es siempre el diagnostico precoz y correcto del problema y devolver con rapidez al paciente a su actividad cotidiana.

El Dr. Soomekh afirma que el 90% de los pacientes con fascitis plantar mejoran con tratamientos conservadores; y nos ofrece su sistemática de trabajo ante la fascitis que resume en dos protocolos, el denominado “A” de aplicación ante sintomatología con menos de seis meses de evolución, y el protocolo “B” para los casos que clasifica como crónicos o recalcitrantes. Como proceder previo cumplimenta una exhaustiva anamnesis y pruebas complementarias tales como Rx, ecografía y estudio neurológico, con el fin de realizar diagnostico diferencial frente a una fractura o síndrome del túnel tarsiano (compromiso del nervio tibial posterior), entre otros.

PROTOCOLO A

De aplicación en pacientes con diagnóstico cierto de fascitis plantar y con sintomatología durante menos de seis meses.

Durante dos semanas evitar todo ejercicio físico que conlleva sobrecarga para el pie y tobillo, aplicar masaje con hielo durante 10 ó 15 minutos, cada ocho horas. Administración rigurosa de antiinflamatorios. Ejercicios de estiramientos específicos inmediatamente después de levantarse y tras reposo prolongado en sedestación. Evitar caminar descalzo, usar calzado con al menos 2 cm de tacón. También aconseja ortosis diseñadas para mantener elongado el tendón de Aquiles y soportar los arcos plantares.

En los casos más agudos, y en pacientes con sobrepeso, se aconseja infiltración de corticoides.

Si en la revisión a las dos semanas no se observa mejoría se realiza una segunda infiltración de corticoides y se prescribe fisioterapia. Además del tratamiento manual, están indicada la electroterapia, los ultrasonidos de onda pulsátil y las ondas de choque extracorpóreas (ESWT, del inglés “Extracorporeal Shock Wave Treatment”); o Coblación Topaz (Arthrocare)

PROTOCOLO B

Se inicia cuando los síntomas de la fascitis superan los seis meses de aparición, no ha recibido tratamiento alguno o cuando aquel ha sido fallido.

En estas circunstancias está indicada la exploración por resonancia magnética (RM) para evaluar el tejido blando y el hueso alrededor del talón. Aunque en algún caso, la RM puede no revelar ninguna patología. Si todos los otros hallazgos y el examenes clínicos siguen apuntando a un diagnóstico de fascitis plantar, una RM negativa puede ser debido a la falta de inflamación en los estadios crónicos.

Cuando tengamos la certeza del diagnóstico de fascitis plantar se ofrecen al paciente las siguientes opciones de tratamiento: inyección de plasma rico en plaquetas con factores de crecimiento (PRPFC) y fisioterapia.

El Dr. Soomekh declara su preferencia por la aplicación del PRP apoyándose en que, se trata de material orto-biológico autólogo, es un tratamiento minimamente invasivo, avalado por los resultados de estudios científicos y la evidencia positiva de estudios clínicos, todos ellos referentes a: la aplicación en fascitis plantar, la curación de heridas y en cirugía de la columna vertebral, ortopédica, plástica y maxilofacial.

Los resultados a favor de las aplicaciones de PRPFC en consolidación ósea, en patología de los tendones, cartílagos, y curación de heridas en general, hace del PRPFC un valioso recurso terapéutico en la práctica podológica.

prp eduardo anitua y mikel snchezPROCEDIMIENTO DE OBTENCIÓN

Muestras de sangre obtenidas con citrato sódico al 3,8% como anticoagulante.

Centrifugado durante 8 minutos a 580 G.

Separación del volumen obtenido de PRPFC.

La activación, inmediatamente antes de su aplicación, de 1 ml PRPFC se realiza con 0,05 ml de cloruro cálcico al 10%.

La aplicación por inyección o infiltración se realizará antes de las 4 h siguientes a la extracción de sangre.

Otra forma de aplicación es el cierre o superposición, de foco de lesión a “cielo abierto” con PRPFC gelificado después de la activación y un corto periodo de incubación a 37ºC.

La localización del punto de inyección en lesiones cerradas se ve muy favorecida cuando se realiza bajo ecografía.

El volumen de PRPFC dependerá de la extensión de la lesión y del espacio propio cuando se realiza infiltración intraarticular.

COMENTARIO

Han sido descritos diferentes procedimiento de obtención de PRPFC, en el apartado “materiales y métodos” de los estudios científicos publicados, en tanto y en cuanto el producto de la centrifugación no son exactamente iguales interpreto que existe dispersión y falta de homogeneidad en los resultados tabulados.

Clínica en Álcazar de San Juan