Para podólogos

Imprimir

El riesgo de alterar la fase de apoyo del corredor

Escrito por Aycart. Publicado en Aún hay más

Switch trialsEl intercambio entre diferentes pares de zapatillas puede ayudar a prevenir lesiones relacionadas con la carrera, pero el cambio de un patrón de carga de retropié a uno que no lo sea, podría hacer lo contrario; de acuerdo con dos estudios aislados entre sí, de Luxemburgo y de la Universidad del Estado de Iowa de los EUNA.

En un estudio entre 264 corredores aficionados, los investigadores del Centro de Investigación para la Salud Pública en Luxemburgo encontraron que quienes utilizasen múltiples pares de zapatillas durante un período de observación de 22 semanas, tenían un riesgo significativamente menor de padecer lesiones relacionadas con la carrera, respecto a quienes entrenaban sólo con sus zapatillas favoritas.

Durante el estudio, todos los corredores recopilaron información sobre su carrera y sobre otras actividades deportivas, el tipo de zapatilla de running, la superficie sobre la que entrenasen y las lesiones habidas y que hubieran ocurrido alrededor de la carrera; todo ello se recogía en una base de datos electrónica a través de Internet. Los usuarios de zapatillas múltiples se definirían como aquellos que reconocieron al menos dos pares diferentes de zapatillas (distinta marca, modelo o versión) en el sistema, y que las hubieran alternado al menos dos veces durante el período de observación. Estos corredores de múltiples zapatillas llevarían su par predominante, un promedio de sólo el 58% de sus sesiones de entrenamiento.

Los corredores del grupo de varias zapatillas tenían una tasa del 39% menor de sufrir lesiones relacionadas con el correr que los que utilizaban predominantemente sólo un par de zapatillas, y tenían un cociente de riesgo de 0.614. El aumento en la distancia media por sesión (cociente de riesgo de 0,795), y la mayor participación semanal en otros deportes, además de la carrera (cociente de riesgo de 0,848), se consideró como sujetos de un efecto protector contra las lesiones relacionadas con la carrera, mientras que la historia de lesión previa fue contemplada como un factor de riesgo añadido (cociente de riesgo de 1,722). Los hallazgos fueron publicados en la red a finales de noviembre por el Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports.

Los autores teorizaron que el alternar las zapatillas de correr podría reducir el riesgo de lesiones al proporcionar variabilidad en el tipo de carga física que se aplica al cuerpo. Sin embargo, debido a que la información disponible sobre las características específicas del calzado eran limitada, el diseño de la zapatilla puede llegar a convertirse en un factor por considerar, dijo el doctor en Medicina Laurent Malisoux, investigador del centro Sports Medicine Research Laboratory y primer autor del estudio.

"Tenemos que subrayar que aunque el reducido riesgo de lesiones pudiera atribuirse a la alternancia de diferentes características, tales como las densidades de la entresuela de las distintas zapatillas o las aplicaciones geométricas internas, las características señaladas no puede determinarse a partir de estos resultados, y demandan investigación futura", dijo Malisoux .

El patrón talonador durante la carrera también puede afectar a las cargas experimentadas por el cuerpo, pero los investigadores de la Iowa State University de Ames han encontrado que el cambio de un patrón talonador a uno de apoyo en mediopié o antepié, puede no necesariamente reducir el riesgo de lesiones relacionado con los impactos.

Los investigadores estudiaron a 30 atletas profesionales (15 talonadores y 15 no talonadores habituales) mientras corrían en una pista de 30 metros, primero utilizando su patrón de pisada habitual y luego, después de una sesión de práctica, utilizando el patrón opuesto. Todos los corredores llevaban la misma marca y modelo de zapatillas deportivas para la prueba.

Los resultados fueron un tanto sorprendentes. Los no-talonadores habituales tuvieron tasas de carga resultantes similares a las de los talonadores habituales, y las tasas de carga verticales sólo fueron ligeramente más pequeñas. Como promedio, los no-talonadores habituales tenían fuerzas reactivas del suelo superiores y tasas de carga en todas las direcciones, que los talonadores habituales que hubieran cambiado a un patrón de pisada de mediopié o antepié. Y los patrones de apoyo que no fueran de retropié, a pesar de que no presentasen un gran pico de impacto vertical, se asociaron con picos de impacto en las direcciones posterior y medial, que no pudieron ser vistos entre los talonadores. Los hallazgos fueron  publicados en la red en diciembre por Medicine & Science in Sports & Exercise.

Aunque los resultados ponen en duda los beneficios relacionados con el impacto de cambiar a un patrón de marcha no talonador entre los atletas de élite, investigaciones no publicadas del mismo grupo sugieren que las tasas de carga en no-talonadores pueden no ser tan altas entre los atletas aficionados como en sus homólogos profesionales, de acuerdo a Elizabeth Boyer, MD, una estudiante graduada en el departamento de Kinesiología en la universidad y primer autor del estudio.

Fuentes:
Malisoux L, Ramesh J, Mann R, et al. Can parallel use of different running shoes decrease running-related injury risk? Scan J Med Sci Sports 2013 Nov 28. (Epub en imprenta.)
Boyer ER, Rooney BD, Derrick TR. Rearfoot and midfoot/forefoot impacts in habitually shod runners. Med Sci Sports Exerc 2013 Dec 2. (Epub en imprenta.)